Las bodas de Fígaro de W. A. Mozart

Publicado: enero 22, 2019 Última Modificación enero 22, 2019 Por: adminmusica

Royal College of Music

 

Conde Almaviva                              Harry Thatcher
Condesa Rosina Almaviva             Josephine Goddard
Susanna                                         Julieth Lozano
Fígaro                                            Adam Maxey
Cherubino                                      Lauren Joyanne Morris
Marcellina                                      Katy Thomson
Bartolo                                           Timothy Edlin
Basilio                                            Joel Williams
Don Curzio                                    Samuel Jenkins
Barbarina                                       Poppy Shotts
Antonio                                          Conall O’Neill
Criada 1                                         Camilla Harris
Criada 2                                        Jessica Cale

Orquesta y Coro del Royal College of Music

Música                                           Wolfgang Amadeus Mozart
Libreto                                           Lorenzo Da Ponte
Concertador                                 Michael Rosewell
Escena                                          Sir Thomas Allen
Escenografía                                Lottie Higlett
Iluminación                                   Rory Beaton

La conquista del amor

Sir Thomas Allen, famoso barítono y director de Las bodas de Fígaro, comenta sobre la riqueza de la ópera de Mozart.

En medio de los lujos del Palacio Pavlovsk de Catalina la Grande, un hermoso reloj francés se sienta sobre una repisa de mármol. El dispositivo es obra del inventor Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais, y es un testimonio suficiente del valor de un hombre y una vida bien aprovechada. Pero Beaumarchais también fue dramaturgo y el hombre que dio el mundo ni más ni menos que a Fígaro.

Fígaro ilustra brillantemente la profundidad de la vida. A medida que se desarrolla la obra, capa tras capa se elimina para revelar el estado multifacético de una sociedad en desintegración.

Hace casi 250 años, la comedia teatral de Beaumarchais fue inmortalizada en una obra maestra de la creación musical. Las bodas de Fígaro es producto de una colaboración milagrosa entre Wolfgang Amadeus Mozart y Lorenzo Da Ponte, uno de ellos un compositor precoz, el otro un aventurero en la literatura.

La ópera se estrenó en Viena el 1 de mayo de 1786. Imaginemos la atmósfera del teatro ese día: velas y lámparas, un espacio lleno de humo y luego, a través de la bruma, las primeras notas escurridizas de la brillante obertura.

Lo que siguió tanto en la puesta como en la ópera fue una historia para la cual podría haberse inventado la palabra zeitgeist (el espíritu del tiempo). Lorenzo Da Ponte siguió el ejemplo de Beaumarchais y aprovechó el descontento que estaba surgiendo en la sociedad de ese momento, lo que conduciría inexorablemente a la revolución y al caos.

Fígaro señala las desigualdades de esa sociedad de manera que es tan relevante ahora como lo era entonces. Trata los grandes problemas y, al mismo tiempo, nos permite ser testigos de los detalles más finos de las relaciones humanas.

Hay otros detalles, dejados sin escribir y sin decir, que debemos descubrir por nosotros mismos en los espacios en blanco, entre líneas. Están allí, tal como están en todas las obras más grandes … busquen y encontrarán.

Fígaro nos muestra que el amor conquista, aunque con más éxito para unos que para otros.

Regreso regularmente para renovar mi relación con Fígaro, sólo para darme cuenta de que estoy aprendiendo en cada visita la pieza de nuevo.

Fuente: Opera Vision

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí