En la sala de concierto, la concentración de la audiencia establece una influencia mutua entre el intérprete y sus escuchas. En el estudio de grabación, no se tiene que conquistar a nadie y no hay quien moleste. El intérprete está sentado como en una tumba.

Alfred Brendel (1931), pianista