En cada concierto me equivocaré en algunas notas. Pero si la ejecución es buena, no importa.

Arthur Rubinstein (1887-1882).