El amor por la música parece existir por sí mismo.

Herbert Spencer, 1857.