Las verdades más profundas, los actos más blasfemos, las ideas más terribles, pueden ser incorporadas dentro de las paredes de una sinfonía y la policía nunca se enterará.

James Huneker, 1904.