Basta de nubes, olas, acuarios, criaturas acuáticas y perfumes de la noche. Necesitamos una música terrenal, una música para todos los días.

Jean Cocteau, 1918.