Las melodías que se escuchan son dulces, pero las que no se escuchan son más dulces.

John Keats 1819.