Si se tiene un alma que merece expresarse, se revelará en su canto.

John Ruskin, 1865.