“La música es un lenguaje que no miente, que no engaña. No tiene piedad. La música es el límite del lenguaje. ‘Su dominio comienza allí donde acaba el del habla’, escribía Stendhal. Es un pensamiento sin palabras, el más fuerte, el más directo.”

Michel Schneider, escritor, psicoanalista