Uno no toca con las manos, toca con el espíritu.

Mstislav Rostropovich, violonchelista