El ritmo y la armonía encuentran el camino a los sitios más recónditos del alma.

Platón