Petrushka (1911)

Publicado: noviembre 11, 2017 Última Modificación noviembre 11, 2017 Por: adminmusica

Ballet Bolshoi
Andris Liepa – Petrushka
Tatiana Beletskaya – Bailariana

 

“Experimento una especie de terror cuando, al momento de ponerme a trabajar y encontrarme ante la infinitud de posibilidades que se presentan, tengo la sensación de que todo puede ser posible… ¿Será entonces que debo perderme en este abismo de libertad?” Así escribió Igor Stravinsky en sus conferencias de 1946 en la Universidad de Harvard, reunidas, traducidas e impresas en el libro La poética de la música.

 

A lo largo de su carrera, Stravinsky lidió con el problema de la libertad. La composición musical para ballet de 1908, El pájaro de fuego, fue un punto de inflexión para el compositor de 28 años. Era para él un alejamiento de los compositores rusos que admiraba; y sin embargo, la música todavía afirmaba su influencia. No era el Stravinsky que hoy conocemos, se trataba de Stravinsky el estudiante de Rimsky-Korsakov y admirador de Tchaikovsky. Podría decirse que fue su primer trabajo maduro y lo estableció en el mundo de la música para crear una relación favorable con el empresario Sergei Diaghilev y los Ballets rusos en París, pero no era todavía el niño terrible de Le sacre du printemps de 1913, que resonaría en músicos, público, compositores, escritores y académicos durante el resto del siglo.

 

Diaghilev y Stravinsky ya habían acordado el esquema general de su próxima colaboración (que se convertiría en La consagración) cuando el empresario visitó al compositor en Lausana. Diaghilev se sorprendió al encontrar a Stravinsky trabajando en una pieza totalmente diferente, un semi-concierto para piano y orquesta. Era, según el compositor, una pieza con la que podría refrescarse creativamente. Diaghilev vislumbró las posibilidades de la pieza naciente y convenció al autor para crear una partitura para ballet. La obra terminada –Petrushka– se estrenó en 1911 en el Teatro de Châtelet de París, con Pierre Monteux dirigiendo y Vaslav Nijinsky bailando el papel protagónico. Por si fuera poco, Stravinsky estuvo a cargo de la mayor parte de la escena.

 

Como El pájaro de fuego, el nuevo ballet fue un gran éxito; sin embargo, a diferencia de aquella obra, Petrushka fue un crucial paso en el rompimiento del prototipo orquestal del romanticismo tardío. Stravinsky comenzó su distanciamiento de la noción de “desarrollo” y en su lugar creó contrastes con atrevidos bloques sonoros, una técnica que se convertiría en un sello distintivo de su estilo. Este tipo de composición ha sido comparado con las pinturas de Picasso y Georges Braque, donde figuras y escenas se distorsionan y abstraen, donde un objeto pintado puede estar compuesto por varios bloques de color relacionados con libertad.

 

De hecho, el compositor exploró color y ritmo en sus formas más abstractas. Utilizó agrupaciones rítmicas desequilibradas, truncó melodías, explotó las capacidades de la orquesta con audaces y brillantes manchones de sonido para evocar el brillo de colores vibrantes. Stravinsky comenzó a utilizar estos colores orquestales de la misma manera que los compositores románticos y clásicos habían utilizado temas, sustitución de color por melodía, montaje musical en vez de la variación brahmsiana.

 

Petrushka es también una obra que se origina en la música popular rusa, desde las primeras notas (una canción de la Semana Santa de Smolensk) hasta la danza de la gitana en la cuarta escena. Esta inclinación por la música popular se infiltraría en su música a lo largo de su carrera, aunque nunca más que en esta obra. En Petrushka, escuchamos a Stravinsky encontrar su voz y construir un impulso que le llevaría hacia la proeza que sería La consagración de la primavera. Aun así, Petrushka como tal es un tour de force que da al compositor la confianza para proceder con lo que sería su vocación definitiva: renovar la forma de pensar y escuchar la música de concierto.

 

El musicólogo Stephen Walsh describió el ballet de forma similar cuando escribió en La música de Stravinsky: “ciertamente Petrushka tipificó el nuevo credo artístico…, un credo de color, movimiento e ilusión… un nuevo estado de ánimo en las artes en el que el ensimismamiento y la angustia del romanticismo y expresionismo comenzaron a ser olvidados en favor de una objetividad exterior deseosa de participar en la alegría de la existencia.”

 

En otras palabras, Stravinsky hizo las paces con el pasado y se sintió libre de avanzar.

 

En octubre de 1946, en la misma época de sus conferencias en Harvard, Stravinsky hizo una revisión de Petrushka. Cambió sustancialmente la orquestación y adaptó la música para ser más de una obra de concierto y menos una partitura de ballet, además de extender un poco la parte de piano en las escenas tres y cuatro; algunas figuras que fueron armónicas en la original fueron trabajadas como líneas contrapuntísticas. Stravinsky también cambió las marcas de tempo considerablemente a lo largo de la obra.

 

Fuente: Dave Kopplin para la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí