El Festival de Lucerna 2018: la santa infancia

Publicado: septiembre 2, 2018 Última Modificación septiembre 2, 2018 Por: adminmusica

La infancia es el tema conductor del Festival de Lucerna en Verano para esta edición de 2018, que se celebra del 17 de agosto al 16 de septiembre y que ofrece más de setenta espectáculos en total; esta elección persigue un triple objetivo: por de pronto, presentar obras inspiradas o dedicadas a la infancia (L’Enfant et les Sortilèges de Ravel, Pedro y el Lobo de Prokofiev estarán presentes desde luego); además, este verano el Festival enfatiza su programación a cargo de jóvenes músicos, con sus series «Début» y «Festival Young»; pero sobre todo se pretende atraer a los melómanos de mañana. Así, por ejemplo, en la llamada «jornada especial» del 26 de agosto se organizan diferentes eventos –desde conciertos participativos hasta proyecciones cinematográficas con música en vivo- especialmente pensados para el público más joven, entre los que destaca Tachaduras (sí, se trata de eso, y la obra está pensada para trescientos ejecutantes) del compositor residente Fritz Hauser.

Por la misma razón se interpretará también música de compositores cuyo solo nombre ya se asocia a la infancia –Mozart, Mendelssohn-, y los cuentos de hadas estarán también presentes: El Pájaro de fuego de Stravinski (Riccardo Chailly con la Orquesta del Festival), El Cascanueces de Chaicovski (Yuri Temirkanov con la Filarmónica de San Petersburgo), y La Cenicienta por partida doble (la de Prokofiev a cargo de James Gaffigan con la Sinfónica de Lucerna, y la de Rossini con Les Musiciens du Prince-Monaco y Cecilia Bartoli). En el mismo ámbito habrá conciertos de orquestas de jóvenes –por ejemplo, la Sinfónica de Jóvenes de la Suiza Central o la National Youth Wind Orchestra de Gran Bretaña-, e incluso una mesa redonda para debatir sobre los «niños prodigio» (en la que participarán, entre otros, la violinista, pianista y compositora Alma Deutscher –inglesa a pesar de su apellido y nacida en 2005- y la chelista Sol Gabetta, «artista estrella» que intervendrá en diferentes eventos orquestales y camerísticos del Festival).

Riccardo Chailly cumple ya tres años como titular de la Lucerne Festival Orchestra (y nada menos que treinta años dirigiendo en Lucerna), y presenta para inaugurar el Festival un programa Stravinski/Mozart (Dumbarton Oaks y el ya mentado Pájaro de Fuego, y en medio el Concierto KV 491 con Lang Lang); un segundo programa con obras de Debussy –al Festival no le pasa por alto su centenario- (Preludio a la siesta de un fauno, Tres Nocturnos) y Ravel (Daphnis et Chloé íntegro, con el Coro de Radio Baviera) ; y un tercer programa Wagner (Oberturas de Rienzi y El holandés errante) y Bruckner (Séptima Sinfonía).

Como director artístico de la Lucerne Festival Academy -que es la otra pata del Festival- sigue Wolfgang Rihm, quien se hace cargo del seminario de composición. Este verano el nombre propio a resaltar es el de Karlheinz Stockhausen: los estudiantes de la Academia trabajarán Inori con Peter Eötvös; Pierre-Laurent Aimard dará tres conciertos con sus obras (entre ellos, una sesión con las Klavierstücke I-XI); y sonarán –no una sino dos veces en la misma velada- los famosos Gruppen con la orquesta de la Academia y la Sinfónica de Londres (dirección de Simon Rattle, Matthias Pintscher y Duncan Ward). Por cierto, Eötvös estrenará Reading Malevich, obra encargada para esta edición –como hace cada año- por los laboratorios Roche. Y naturalmente el citado Hauser, en su calidad de compositor residente, estrenará asimismo dos piezas.   

La serie de los conciertos sinfónicos –el principal atractivo del Festival y la demostración continuada de la excelencia del auditorio del KKL-, suma treinta y uno. Además de los conciertos de la Orquesta del Festival y de la Academia, este verano sobresalen los dos de la Filarmónica de Berlín -sesenta años tocando en Lucerna- con su flamante titular Kirill Petrenko (Strauss y Beethoven por una parte, y un muy original programa para su segunda intervención: La Péri de Paul Dukas, el Tercer Concierto de Prokofiev con Yuja Wang, y la Cuarta Sinfonía de Franz Schmidt). Bernard Haitink prosigue su idilio con la Chamber Orchestra of Europe (Mendelssohn y Schubert por un lado, monográfico Beethoven por otro). También habrá programa doble del Concertgebouw de Amsterdam y Daniele Gatti (Wagner, Berg y Bruckner por una parte; Webern, Bach y Mahler por otra); de la Filarmónica de Viena y Franz Welser-Möst (Haydn/Bruckner y Dvořák/Brahms); de Daniel Barenboim y su Orquesta del Divan (Brahms/Debussy/Scriabin y Coleman/Bruckner); de la Filarmónica de Múnich y Valery Gergiev (Shostakovich/Bruckner y Liadov/Stravinski/Rimski-Korsakov); y de la Sinfónica de Boston y Andris Nelsons (Bernstein/Shostakovich y Mahler).

También descuella la presencia de la Sinfónica de Londres con Simon Rattle como nuevo titular: entre una y otra interpretación de Gruppen, tocarán en la misma velada obras de Messiaen y de Nono; y en los siguientes días darán otros dos conciertos: un monográfico Ravel, y un programa Dvořák/Janáček/Bernstein –una pieza rarísimamente tocada, su Segunda Sinfonía-). Una única función ofrecerá la Mahler Chamber Orchestra con François-Xavier Roth (Bartók/Martinů/Bizet/Haydn); la Suisse Romande con Jonathan Nott (Debussy/Sibelius/Strauss, de quien sonará la también raramente interpretada suite del ballet Schlagobers); la Sinfónica de Birmingham con Omer Weir Wellber (Dvořák/Weinberg); la Filarmónica de Rotterdam con Yanick Nézet-Séguin (Haydn/Liszt/Chaicovski); y la Filarmónica de Londres con Marin Alsop (Elgar/Mahler).

Entre los recitales hay uno que llama la atención por su marcado carácter local, internacional, e histórico: la grandísima soprano –mozartiana sobre todo, pero no únicamente- Edith Mathis nació en Lucerna hace ahora ochenta años, y para celebrarlo el Festival la invita a recitar poemas de Heinrich Heine, intercalándolos en el ciclo Dichterliebe de Schumann que cantará el barítono Rafael Fingerlos.

Volviendo al asunto de la infancia, conviene resaltar algunos espectáculos muy particulares. Por ejemplo, Sol Gabetta, Patricia Kopatchinskaya y un puñado de solistas de la Orquesta del Festival –con Dan Tanson como narrador- tocarán El Carnaval de los Animales de Saint-Saëns. En el otro extremo, una inquietante recreación teatral firmada por Matthew Herbert y Márton Ágh de los Kindertotenlieder mahlerianos a cargo de la Sinfónica de Lucerna con Clemens Heil. Y en medio, el nacimiento de un nuevo proyecto del Festival, consistente en un taller de orquesta completamente subvencionado para jóvenes músicos de cualquier procedencia –inspirado en El Sistema venezolano-, quienes durante una semana ensayarán varias obras breves para presentar en el propio auditorio del KKL.

Fuente: Alfredo López-Vivié Palencia para mundoclasico.com

25 de agosto de 2018
Orquesta del Festival de Lucerna
Riccardo Chailly, director

Richard Wagner:
Obertura a Rienzi
Obertura al Holandés Errante

Anton Bruckner:
Sinfonía no. 7, WAB 107

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí