Franz Liszt (1811-1886) / 2da parte

Publicado: enero 21, 2018 Última Modificación enero 21, 2018 Por: adminmusica

Beethoven / Liszt – Symphonie no. 5 S.463a

Giovanni  Bellucci, piano

 

Durante el verano de 1837, acompañado de la condesa Marie d’Agoulten, Liszt trabajó intensamente en sus primeras transcripciones de piano de las sinfonías de Beethoven. Las sinfonías nos. 5 y 6 fueron publicadas en 1840 por Breitkopf & Hartel con dedicatoria al pintor y violinista francés Jean Dominique Ingres. La sinfonía no. 7 también se publicó en 1840, pero por Tobias Haslinger en Viena. En una carta escrita a su editor, Breitkopf & Hartel, Liszt relata: “Para ser sincero, las sinfonías de Beethoven me han dado algunos problemas; pero sea que tenga o no razón, creo que mis arreglos son superiores a los que hasta ahora han aparecido. La publicación reciente de las mismas sinfonías, arregladas por el Sr. Kalkbrenner, me hizo decidir sacar del cajón las mías. Me propuse digitarlas con todo con cuidado, lo que, además de las indicaciones de instrumentación, sin duda hará que esta edición sea mucho más completa “. Transcribir con brillantez estos monumentos sinfónicos es un logro titánico. Liszt llevó a las partituras de Beethoven a cada hogar y condujo al arte de la transcripción “sinfónica” a una nueva era. Breitkopf y Hartel continuó pidiéndole que terminara el ciclo para editar una contraparte digna de sus excelentes tomos de las sinfonías con el score completo. Liszt continuaba teniendo dudas. “¿Cómo voy a imbuir los martillos vacíos del piano con aliento y espíritu, con sonido y potencia, con profundidad y solemnidad, con color y acento?” Para marzo de 1864 Liszt había terminado las otras seis sinfonías, excepto el final de la Novena, y revisado a fondo los tres anteriores. En 1865 completó la tarea y Breitkopf & Hartel publicó la serie completa con la dedicatoria a Hans von Bülow.

 

 

Schubert / Liszt – Schwanengesang S.560

Valentina Lisitsa, piano

 

Debido a su posición dominante en el mundo de la música a mediados y finales del siglo XIX, Franz Liszt fue capaz de difundir las composiciones de otros compositores que consideraba valiosas. Tenía un afecto particular por la música de Schubert y ello se refleja en las más de sesenta transcripciones de sus canciones. Liszt tocó muchas de estas obras en sus programas de conciertos durante sus años de gira como virtuoso. La colección conocida como Schwanengesang (Canción del cisne) fue ensamblada y publicada póstumamente por Tobias Haslinger en 1829. La empatía de Liszt por los estados de ánimo de la obra de Schubert es evidente en estas transcripciones. La brillantez de Liszt como transcriptor, así como su profunda empatía por la música de Schubert se muestran con maestría en este variado y lírico ciclo de obras. Aunque algunas son más conocidas que otras, como Aufenthalt (“Lugar de reposo”), Stänchen (“Serenata”), Ihr Bild (“Su imagen”) y Der Doppelgänger (“El doble”), todas estas piezas son ejemplos exquisitos del estilo único de Liszt como transcriptor.

 

Wagner / Liszt – Ouvertüre zu Tannhäuser S. 442

Yulianna Avdeeva, piano

 

La transcripción de Liszt de esta gran obertura de Wagner, publicada en Dresden en 1849, es bastante literal, a diferencia de muchas de sus otras paráfrasis operísticas. La obertura de Wagner contiene poca música coral, lo que reduce la dificultad del proceso de transcripción. El resultado final no revela debilidades significativas. Wagner era el yerno de Liszt, y a pesar de la desaprobación de Liszt de que su hija Cosima dejara a Hans von Bülow, se llevaba bien con Wagner y admiraba inmensamente su música. De hecho, dirigió puestas de Tannhäuser y Lohengrin, e hizo quince adaptaciones para piano de ocho de las óperas de Wagner.

 

El gran tema principal de Wagner en la obertura realmente encaja bien en el piano, ya que su esplendor nunca se traduce en grandilocuencia y las figuras de cuerdas descendentes que lo acompañan también se adaptan muy bien. Los pasajes más vívidos y coloridos que siguen se transforman efectivamente, aunque algunos contrastes pueden no aparecer: algunos de los vívidos colores de la orquesta y los gestos corales en la sección central tempestuosa y climática no alcanzan a captarse por completo en un arreglo a dos manos. Sin embargo, en la versión para piano no solo los momentos más grandes y la música más rápida resultan convincentes, sino que las secciones más lentas también son bastante efectivas. Es una pieza desafiante para el intérprete, como lo son muchas de las transcripciones de Liszt.

 

Fuente:

Marina y Victor Ledin para Naxos

Corie Stanton Root y Robert Cummings para allmusic.com

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí