Introducción a Mefistófeles, de Arrigo Boito

Publicado: abril 28, 2015 Última Modificación abril 27, 2015 Por: adminmusica

por: Ricardo Rondón

Opera de Bellas Artes montará a fines de abril la ópera de Arrigo Boito, Mefistófeles, que lleva prólogo y epílogo y cuatro actos. El libreto es del compositor, basado en el Fausto de Goethe. El estreno fue en el Teatro Alla Scala de Milán en 1868. Hace muchos años la vimos en ese mismo teatro llevando a Nicola Rossi-Lemeni en el rol central. Este cantante era un gran actor pero la voz siempre nos pareció arenosa y mediocre. Muchos compositores se han visto inspirados por la obra de Goethe. Entre ellos Gounod, Liszt, Berlioz y seguramente vendrán más. El tratamiento que le da Boito al drama de Goethe es radicalmente diferente al de Gounod: busca integrar al drama en su totalidad en vez de concentrarse en la primera parte.

También expresa una inmersión en los conflictos internos y vicisitudes de los personajes. El argumento a ratos es un mero marco escénico. El autor busca proyectar simbolismo, conceptos filosóficos y reacciones intensas. Después de la muerte de Margarita, hay escenas que simbolizan la unión de ideales griegos y germanos al reunir a Fausto con Elena de Troya, y con la redención al final de Fausto.

Esta ópera ha sido vehículo de lucimiento para grandes bajos y podemos mencionar a Nazzareno de Angelis, Tancredi Pasero, Boris Christoff, Feodor Chaliapin, Samuel Ramey, Norman Treigle y Cesare Siepi, no necesariamente en ese orden.

Cuando se estrenó Mefistófeles fue un fiasco. Le faltaba acción y era muy larga (6 horas). Los enemigos de Boito – y habia muchos – se encargaron de criticarla cruelmente hasta que revisó a fondo la ópera y ésta empezó a subir en el gusto del público. Boito hizo cortes importantes: cambió a Fausto de barítono a tenor, interpoló nuevas ideas musicales y escribió el dúo Lontanto, lontano para la escena de la prisión. Con un nuevo baño de pintura se escenificó en Bolonia en 1875 y resultó un éxito. Pasó después a Londres y Nueva York siendo de las primeras óperas italianas que llegaban a otros países. Mefistófeles fue incluida en el repertorio del Metropolitan Opera en su temporada 1883-84 y obtuvo un éxito sensacional. Lo mismo sucedió al ingresar al repertorio del New York State Theatre con el inolvidable Norman Treigle, quien hizo suyo el papel en 1969. Posteriormente Samuel Ramey fue estrella de la pieza en el Met con un triunfo muy merecido.

No han faltado grabaciones importantes. Podemos citar selecciones con Pasero y Christoff y la edición Decca bajo la dirección de Tullio Serafin con Tebaldi, Del Monaco y Siepi. Es una de las mejores actuaciones de Renata Tebaldi frente a los micrófonos. Treigle la grabó bajo la batuta Julius Rudel al lado de Domingo y Caballé y a los dos les quedaron sus partes como guantes. Ramey cantó Mefistófeles en el Teatro Alla Scala bajo Riccardo Muti; Ramey es muy superior al resto del elenco que son meramente aceptables; los principales son Vincenzo La Scola y Michele Crider; el sonido de la RCA es menos limpio de lo que esperamos hoy día. Para los coleccionistas está otra edición de La Scala, allá por 1931. El “pingo” es Nazzareno De

Angelis, un bajo de enorme voz y personalidad cuya línea de canto es intachable. Lo rodean estrellas de La Scala de primer nivel: Gianna Arangi-Lombardi, Mafalda Favero y Antonio Melandri. La restauración de Ward Marston en Naxos es un magnífica edición.

Podemos concluir con certeza: y ahora…¡vayamos al diablo!

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí