Sinfonías no. 35 “Haffner”

Publicado: febrero 18, 2017 Última Modificación febrero 18, 2017 Por: adminmusica

Orgánico desarrollo temático

 

Orquesta dell’Accademia Santa Cecilia, dirige Antonio Pappano

 

En el verano de 1782, Mozart se había emancipado del arzobispo de Salzburgo, su antiguo patrón y el de su padre, y preparaba su matrimonio con Constanze Weber. Los encargos que recibía procedían de aristócratas y ricos personajes vinculados al emperador y a ellos dedicaba todo su tiempo. Poco a poco, Wolfgang afianzaba su situación en la capital austriaca y aumentaba su ilusión por convertirse en el compositor más querido en la corte. La ópera alemana “El rapto del serrallo” fue el trabajo que más esfuerzo le requirió durante la primera mitad de ese año. Estrenada el 16 de julio de 1782 tras algunos molestos retrasos, Mozart obtuvo con esta obra grandes reconocimientos del público vienés y consiguió que la partitura viajase por algunas ciudades extranjeras.

Pero durante los días en que más dedicación exigía el estreno de la ópera, Mozart tuvo que aceptar el encargo de un antiguo conocido suyo, Siegmund Haffner, hijo de un importante alcalde de Salzburgo cuyo nombre siguen recordando los salzburgueses en la actualidad, con motivo del nombramiento de un título nobiliario. Wolfgang había compuesto seis años atrás la célebre Serenata Haffner para celebrar la boda de la hija del alcalde y decidió cumplir el nuevo encargo pese al poquísimo tiempo de que disponía para la realización del mismo. En una carta que el compositor escribe a su padre, dice: “En fin, yo la escribiré (esta sinfonía) aunque sea por la noche, sino no se terminará nunca; que este sacrificio sea por Usted, mi querido padre” [20 de julio de 1728]. Y el 3 de agosto, tres días después de su boda con Constanze, Mozart terminó su magnífica Sinfonía nº 35 “Haffner” en Re mayor K. 385.

Esta sinfonía estaba pensada inicialmente como si se tratase de una serenata, con una marcha introductoria y un segundo minueto que el propio Mozart suprimió durante una audición vienesa. La nueva versión de la sinfonía Haffner estaba estructurada en cuatro movimientos y Mozart incorporó clarinetes y flautas en la partitura. Al escucharla en su reestreno vienés, Wolfgang se mostró “totalmente sorprendido” ante la obra definitiva, como escribió en una carta a su padre, en febrero de 1783. Según B. Paumgartner, aunque la partitura muestra un accidental carácter festivo, “cuenta con abundantes detalles geniales. El trabajo temático de todos los movimientos aparece orgánicamente desarrollado hasta en los más finos hilos del tejido musical. Con esta obra se despide Mozart de la composición de serenatas, al tiempo que inicia brillantemente la serie de sus sinfonías vienesas”.

La sinfonía Haffner comienza con un “Allegro con spirito” que Mozart explicó que debía interpretarse “con mucho fuego”. Sorprende el constante juego de imitaciones que surge de un tema inicial de carácter rítmico y contundente, unas de carácter más dramático, otras más ligeras, hasta desarrollar un final en el que se percibe la influencia de J. S. Bach. La partitura continúa con un apacible “Andante” que compensa la extraordinaria energía del primer movimiento; M. Parouty señala que el uso de una orquesta reducida, con cuerdas, oboes, fagotes y trompas, contribuye a crear esta calma. El “Menuetto” conserva la contundencia del ritmo ternario con un contraste de registros agudos y graves que equilibran los planos sonoros de la página, en la que los instrumentos de viento añaden un color que recuerda el espíritu de las célebres serenatas de la época de Salzburgo. El último movimiento “Finale” es rapidísimo y está repleto de energía, a la que contribuye sin duda la aparición de los timbales. El tema principal del Finale muestra grandes parecidos con el aria de Osmin (“O Wie, will Ich triumphieren”) de “El rapto del serrallo” y se desenvuelve con constantes cambios de atmósfera y un final de carácter triunfal.

 
Fuente Mar García Goñi para la Orquesta Sinfónica de Navarra

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí