Centenario del nacimiento del compositor Alberto Ginastera

Publicado: febrero 18, 2016 Última Modificación febrero 18, 2016 Por: adminmusica

“Formado musicalmente en Argentina, Ginastera (1916-1983) compuso, durante la década de los 40, obras de fuerte inspiración folklórica nacional”, dijo Bianco. “Al obtener la beca Guggenheim, el músico viaja a New York, estudia con Aaron Copland y asimila las nuevas tendencias compositivas. Al regresar a Buenos Aires se dedica a la actividad docente y funda la Facultad de Música en la Universidad Católica, crea la Escuela de Altos Estudios Musicales del Instituto Di Tella y el Conservatorio de La Plata”.

Fue un músico que inició sus composiciones con temas nacionales, pero luego ya incorporó temas universales, explicó Bianco. Y dio como ejemplos su ópera Beatriz Cenci, con guión del poeta argentino Alberto Girri, estrenada en el Kennedy Center de Washington; Don Rodrigo, también estrenada en Washington, con Plácido Domingo; y Bomarzo, de reconocimiento mundial. Ginastera asimismo participó en el movimiento del nacionalismo musical latinoamericano, dijo Bianco.

En la conversación de Adriana Bianco con Georgina Ginastera, ésta recordó a su padre como un hombre amantísimo y relató los comienzos de su carrera, con el estreno de su ballet Panambí (opus 1, 1937), en el Teatro Colón de Buenos Aires. Ambas siguieron las pautas de una entrevista ya hecha de antemano por la periodista. Así se refirieron a un reciente libro de Cecilia Scalisi, De padre a hija: Cartas de Alberto Ginastera a su hija Georgina, en el que se relatan varios episodios de la vida del músico y aspectos de su estética musical en forma biográfica.

“A través de estas cartas que me enviaba, me di cuenta de la exigencia que le imponía componer, en cambio, enseñar era un gran goce para él. Siempre decía: ‘Yo no enseño, me enseñan’. Ese intercambio entre maestro y alumno era muy fructífero para él”, dijo Georgina.

Entre sus alumnos Astor Piazzola alcanzó la fama. “Piazzola fue su gran alumno. Astor hizo con el tango, lo que papá hizo con la música folklórica argentina, renovación y jerarquización. Tuvieron una amistad muy linda y se veían mucho cuando vivían en Europa. Mi padre al final de su vida me decía: ‘Tengo que escribir tangos’, y nos reíamos”, comentó la hija.

Habló de su labor docente, en la Fundación del Conservatorio de Música en La Plata, y la dirección del reconocido Centro Di Tella, en la década de los 60 en la Argentina. Relató muchas anécdotas sobre los intérpretes de sus óperas, y su encuentro con músicos notables, como Igor Stravinsky y Pablo Casals, que después de su exilio de España residía en Puerto Rico.

“Recuerdo dos amigos de Estados Unidos muy especialmente”, dijo Georgina, “Aaron Copland y Leonard Bernstein. A Bernstein llegué a conocerlo, quien como músico y director de orquesta [la Orquesta Filarmónica de Nueva York], tocaba la obra de Ginastera. También se llevaba muy bien con Carlos Chávez, el compositor mexicano”.
En mayo de este año, la Orquesta Sinfónica de Miami (MISO), bajo la dirección del Maestro Eduardo Marturet, interpretará a Ginastera. Y en Madrid se escenificará la ópera Bomarzo,que se inspira en el famoso jardín de grotescos en Italia, y cuyo libreto se basó en la novela del mismo nombre de Manuel Mujica Láinez, con el tema de un excéntrico italiano del siglo XVI, Pier Francisco Orsini, creador de ese jardín.
Los comentarios que le hizo la hija de Ginastera a Bianco dejan ver la forma de la creación de esta ópera. “Claro, primero fue una novela y luego ‘Manucho’ y mi padre elaboraron el guión operístico, porque la novela era muy larga”, explicó Georgina. “Se centraron en la relación de los dos hermanos y en la imposibilidad del amor del duque con dos mujeres opuestas: una cortesana y su amada esposa Julia Farnese. Es interesante que dos personalidades tan distintas como Ginastera y Mujica Láinez estuvieran unidas por el arte. Los dos, además, estaban decididos a hacer una ópera moderna, diferente, de ruptura de reglas y convenciones, y lo lograron”.

Fuente: Olga Connor, Especial/el Nuevo Herald, Miami

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí