Concierto para viola, cuerdas y bajo continuo, TWV 51:G9 de G.Ph. Telemann

Publicado: julio 7, 2019 Última Modificación julio 7, 2019 Por: adminmusica

Orquesta barroca de Bremer 

Tomoe Badiarova, viola

Tal vez una de las razones por las que el Concierto para viola en sol mayor de Georg Philipp Telemann es tan popular es la manera acertada en que ésta obra cierra la brecha entre el alto estilo barroco y el estilo galante que recorrió el mundo musical hacia el final de la vida de Telemann. El ligero estilo galante, por supuesto, fue una reacción a lo que se consideraba el barroco pesado y sumamente académico, por lo que al parecer hay pocos puntos común entre los dos. Pero Telemann mezcló los estilos para crear contrastes efectivos y coherentes. Ciertamente, el diseño del concierto es completamente barroco, con cuatro movimientos organizados lento-rápido-lento-rápido a la manera de la sonata da chiesa

El primer Largo abre con una melodía rica y melancólica, desarrollada con moderación y casi deferencia. Telemann coloca muchos de los solos de la viola en el registro grave, aprovechando los riquísimos timbres que ahí se encuentran. La melodía continúa en la misma línea, excepto por una cadencia breve y más rápida que suena casi como una revelación. El siguiente movimiento, un Allegro, muestra de manera decisiva la influencia del estilo galante, con una melodía alegre desarrollada de una manera afable y sin complicaciones. Técnicamente, no se espera mucho del violista, pero el contraste entre fuerzas se maneja bien, con el solista tocando a menudo contra los violines. El Andante que sigue a continuación presenta una melodía dolorosa que encaja bien en los registros superior e inferior de la viola, lo que lleva a algunos pasajes hermosos y, como en el primer movimiento, aparece una cadencia pequeña y sorprendente. El concierto termina con un exuberante Presto, cuya melodía principal es presentada con entusiasmo por la viola durante la mayor parte del movimiento. Una vez más, aquí no hay pedantería académica ni contrapunto complicado, solo alegría en la música.

Fuente: Andrew Lindemann Malone para allmusic.com

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí