Grandes Valses: Los Strauss

Publicado: noviembre 25, 2018 Última Modificación noviembre 26, 2018 Por: adminmusica

Cuatro compositores vieneses del s. XIX se dedicaron con enorme éxito a escribir valses, en una época donde la música bailable llegó a su mayor apogeo. Curiosamente todos pertenecían a la misma familia, nos referimos desde luego a los Strauss. Hoy en día son conocidos en particular por los conciertos de año nuevo en Viena que están dedicados a su música.

El fundador de la dinastía es Johann Strauss I. Fue un músico autodidacta que aprendió muy tarde a tocar el violín. Conoció la música de niño en la taberna de su padre escuchando a los músicos. Su padre era judío. Strauss se casó con una mujer llamada Ana María que le ayudó mucho en su carrera musical por sus dotes organizativas. Tuvieron seis hijos, tres niños y tres niñas.  Además de la relación con su mujer, mantuvo una relación con una amante Emily con la que tuvo cinco hijos más. Vivió con ella los últimos años de su vida. Uno de los hijos de esta relación contrajo la fiebre escarlatina y Strauss se contagió muriendo muy joven a los 45 años. La composición más conocida de Johann Strauss es la Marcha Radetzky que fue escrita en homenaje al mariscal Radetzky, jefe del ejército del imperio austro-húngaro. Esta obra cierra siempre el concierto de año nuevo en Viena.

Strauss I – Marcha Radetzky

Johann Strauss II es el hijo mayor de Johann Strauss. Es el mejor compositor de toda la familia y el que más presente está en los programas de conciertos de la actualidad.

Johann Strauss también nació en Viena. De niño le gustaba la música pero su padre le prohibió que estudiara música, porque había decidido que ninguno de sus hijos fuera compositor. El primero, Johann, debía hacer una carrera mercantil en el mundo de los negocios, el segundo, Joseph, debía ser militar y el tercero, Edward, abogado. Johann empezó a estudiar en la Universidad Politécnica pero no mostraba ningún interés y terminó siendo expulsado. A escondidas y con el apoyo de su madre, se dedicó intensamente a estudiar música. Cuando estuvo preparado debutó con éxito con su propia orquesta y entró en competición con su padre. En 1848 participó en la revolución contra el emperador, lo que de nuevo lo enfrentó con su padre que estaba en el bando contrario ya que era el director de música de la Corte imperial. Esta participación en la revolución le persiguió durante muchos años ya que no le fue ofrecido ningún puesto en la Corte ni pudo suceder a su padre como director de música de la Corte cuando falleció un año después de la revolución. Sólo muchos años después consiguió, gracias a su música, recibir el nombramiento de director de la Corte imperial por la buena relación que entabló con el emperador Francisco José I, el marido de Sisi. A finales del s. XIX, varios periódicos hicieron una estadística sobre quienes eran las personas más famosas del mundo. Johann Strauss aparecía en tercer lugar. Fue el compositor que más fama y éxito tuvo durante su vida. Las obras más famosas de Strauss son el Danubio azul que es siempre la penúltima obra en los conciertos de año nuevo de Viena y el Vals del emperador. Strauss murió justo al final del S. XIX en el año 1899 con 72 años de edad.

Strauss II – Danubio Azul

Strauss II – Vals del emperador

Joseph Strauss fue el segundo hijo de Johann Strauss I. Inicialmente no tuvo mucho interés por la música, siguiendo la prohibición que había marcado su padre. Poco a poco fue despertándose en él el interés. Su entrada en la dirección de orquesta y composición se debió a que su hermano Johann contrajo una grave depresión y estuvo de baja durante más de seis meses. Joseph Strauss se convirtió en el nuevo director de la orquesta Strauss. No sólo dirigía las obras de su hermano. Empezó a escribir sus propias partituras. Joseph se tomaba todo muy en serio y tenía un carácter muy diferente al de su hermano. Era un perfeccionista que no soportaba ningún fallo ni en los músicos ni en las composiciones. Apenas dormía por las noches y cada vez escribía más música. Todo esto le llevó a una enorme tensión emocional que provocó su muerte con sólo 42 años. Tras su hermano Johann, Joseph es el segundo mejor compositor de la familia, aunque lejos de la genialidad de su hermano mayor. Sus obras están construidas con mayor rigor técnico, a veces con exceso de formalismo. Algunas de ellas se interpretan en los conciertos de año nuevo.

Joseph Strauss – Dynaminen Waltzer op. 173

Eduard Strauss es el tercer hermano de la familia. Tenía ocho años menos que Johann. Su padre también se negó a que estudiara música y quería que fuera abogado. Pero su madre, siempre enfrentada a su padre, le persuadió para que estudiara composición y dirección de orquesta. Al alejarse su hermano Johann de la composición y morir su hermano Joseph, Eduard se convirtió en el director de la orquesta Strauss y lo fue durante casi cincuenta años, hasta su fallecimiento.  Fue mucho menos popular que Johann y siempre sentía envidia de la popularidad y el éxito de su hermano por lo que ambos tuvieron unas pésimas relaciones. Tras la muerte de Johann, Edward quemó una gran cantidad de obras de sus hermanos de las que no existían más copias ya que él llevaba el archivo familiar con todos los originales, por lo que se perdió una gran parte de la música de Johann y Joseph Strauss. Murió en 1916. Su hijo, Johann, también se dedicó a la composición y fue conocido como Johann Strauss III pero no escribió ninguna partitura significativa y está ausente de la programación de los conciertos.

 

Eduard Strauss –  La Bella Helene Quadrille

 

Fuente: efemeridespedrobeltran.com

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí