Grandes valses: Valses op. 39 de Johannes Brahms

Publicado: diciembre 8, 2018 Última Modificación diciembre 8, 2018 Por: adminmusica

Emanuel Ax y Anna Polonsky, piano a cuatro manos

Compuestos en enero de 1865, los Valses, op. 39 están dedicados al Dr. Eduard Hanslick (1825-1904), un famoso crítico de música vienés que defendió como nadie la música de Schumann y Brahms. Editados por J. Reiter-Biedermann en Leipzig y Winterthur, la primera versión de cuatro manos apareció en 1866 y un año más tarde se editó la versión para piano solo.

En el momento en que Brahms compuso los Valses, op. 39 había establecido su residencia en Viena, pero todavía esperaba obtener una posición laboral permanente en Hamburgo. Los Valses son un homenaje a la nueva ciudad que le acogía. Es bien conocido que Viena se había hecho famosa por este tipo de danza, promovida, entre otros, por el admirado Schubert, uno de sus hijos nativos. De hecho, no mucho antes de componer sus valses, Brahms comenzó a editar y arreglar la música de salón de Schubert.

Las limitaciones formales del vals obligaron a Brahms a encontrar otros medios de expresión, en particular mediante la manipulación armónica, haciendo de cada uno de las dieciséis piezas del ciclo una gema. Sin embargo, casi todos poseen algunas características comunes, como una forma binaria redondeada en la que la primera mitad pasa a un  tono distinto y la segunda mitad comienza con un segmento de desarrollo antes de volver al tema principal en la tónica. Aquí se asoma la invención armónica y la sutileza que marcan las últimas obras de piano de Brahms, así como las estructuras a gran escala de la década de 1860.

La mayoría de los Valses están en teclas blancas, el no. 6 está en do mayor, que Brahms luego colorea con armonías propias de las teclas negras. Los Valses contiguos están generalmente en tonalidades separadas por una tercera o quinta, y algunas veces se relacionan a través del modo homónimo, como los números 6 y 7.

Llama la atención uno de los Valses en particular. El número 12, en mi mayor, donde el tema principal de cuatro compases consiste en un paso descendente en la línea aguda. Los siguientes compases son en realidad una variación de esta melodía, anidada en una voz media y desarrollada en una figura de octava, nota que se mueve hacia la dominante antes de una repetición completa. Lo que parece un retorno a la apertura en la segunda mitad es en realidad de desarrollo porque está en mi menor y consiste en repeticiones de los dos primeros compases, no del tema completo. Después de modular a fa mayor (el acorde napolitano, una poderosa armonía expresiva en mi menor), Brahms regresa sigilosamente al modo mayor y la segunda mitad del tema, aunque cuando aparece el mayor, actúa como el dominante de la mayor. No hay cadencia en mi mayor hasta los últimos momentos de la pieza.

Brahms emplea un procedimiento armónico similar en la recapitulación del no. 1, en donde todo el tema vuelve, literalmente, a un tono inesperado. Aquí, sin embargo, la parte de desarrollo de la segunda mitad es claramente así, repite la octava nota del tema y convierte la figura en varias armonías. Quizás el vals más peculiar es el no. 9, que comienza en re menor, se mueve a re mayor y se cierra en la mayor.

Fuente: John Palmer para allmusic.com

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí