Hacen jóvenes cantantes primera prueba de fuego

Publicado: febrero 18, 2015 Última Modificación febrero 18, 2015 Por: adminmusica

Una historia de amor y enredos, una comedia con final feliz que nace en el terreno de la inocencia y alcanza su máxima expresión en un idilio que se consuma. Así puede resumirse la ópera L’elisir d’amore (El elixir de amor), de Gaetano Donizetti (1797-1865), cuya versión clásica será montada por los jóvenes cantantes del Estudio de Ópera de Bellas Artes (EOBA), bajo la dirección escénica de César Piña.

Ésta será la primera prueba de fuego en el máximo escenario de México para las nuevas promesas de la ópera nacional, encabezadas por la soprano Patricia Santos, el tenor Víctor Hernández y la mezzosoprano Gabriela Flores. La primera función será el próximo domingo 15 de febrero, con la reposición de la obra que utilizará una escenografía clásica que fue realizada en 1940.

“La producción existe desde 1940, ya fue hecha bastantes veces y tuve la fortuna de debutar con esta misma puesta hace 11 años, en este mismo escenario”, detalló ayer César Piña, director de escena.

Ahora, el reto estará en asimilar la madurez del montaje, pues contará con una producción visualmente enriquecida, expresó, dado que la escenografía fue creada para un foro de menor tamaño, luego de que la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes fuera intervenida entre 2010 y 2012.

“Ahora el foro es más grande, así que se le hicieron añadidos a la producción, de tal manera que visualmente está mucho más enriquecida, sin quitar la magia de esos telones legendarios hechos en 1940, los cuales fueron pintados a mano; quisimos respetar esa forma en que fueron realizados”, dijo.

¿Supuso un reto el trabajo con estos jóvenes cantantes?, se le inquirió a Piña.

“Fue un reto interesante, porque son jóvenes que por primera vez pusieron este rol, salvo el caso de Noé Colín, que interpreta a Dulcamara, así que tuvimos que trabajarlos desde cero. Aunque, por otro lado, para mí fue interesante y grato contar con un elenco tan bien preparado en el terreno musical”, aseguró.

L’elisir d’amore es una historia que nació de otra, donde se cuenta cómo Nemorino, un chico que vive en un pueblo pequeño, se enamora de Adina, una joven rica hacendada. Por desgracia, ella lo desdeña porque lo ve como un joven muy sencillo.

Cierto día, él escucha que ella lee Tristán e Isolda en voz alta, donde se cuenta que existe un elixir que lo cura todo. A partir de ese momento esa pócima se convierte en el eje de rotación de la historia, hasta que al final Nemorino obtiene el amor de Adina.

Esta ópera es un clásico en nuestros días, afirma César Piña, no sólo por ser una de las historias más contadas en los escenarios del mundo, sino porque contiene una de las arias más famosas del universo operístico: Una furtiva lágrima, interpretada por el tenor en el segundo acto, hacia el final de la obra.

Además, se trata de una obra amable y fácil de ver, una historia amorosa cobijada por una música estupenda, que se mezcla como una comedia de enredos. “L’elisir d’amore es una obra musicalmente bella, muy explosiva, chispeante, llena de colores y matices. Eso la ha convertido en un clásico”, explicó.

Por último, comentó que para esta reposición, el Nemorino –que ha sido interpretado por tenores como Carusso, Luciano Pavarotti, Ramón Vargas y Rolando Villazón– recaerá sobre los hombros de Víctor Hernández, quien, a juicio del director escénico, será una sorpresa agradable para el público.

“Hernández es un joven muy bien preparado que cuenta con un instrumento muy adecuado para el papel. Él sabe el peso que tiene atrás, y aunque es una voz joven sí tiene la una madurez vocal para interpretar este rol”.

Alegría por jóvenes

Por su parte, el bajo barítono Noé Colín, quien personificará a Dulcamara, el merolico y bribón que engaña a Nemorino con una supuesta poción de amor, aseguró que se ha sentido cómodo con el joven elenco, pese a que antes ya ha dado vida a este mismo personaje en escenarios de Austria, Italia, Alemania, México y Colombia.

“Ésta es una ópera universal y me da mucha alegría participar con nuestras nuevas generación de cantantes. Me parece bueno convivir y compartir con ellos quienes tampoco son unos improvisados”, aseguró.

“Y puedo asegurar no sólo que estarán a la altura de Bellas Artes, sino que son jóvenes talentosos a quienes debemos apoyar para impulsar sus carreras”, añadió.

El estreno mundial de L’elisir d’amore se llevó a cabo en Milán el 12 de mayo de 1832 y su estreno en México fue en el Teatro Principal en 1842. La nueva versión será hecha bajo la batuta de Juan Carlos Lomónaco y la dirección huésped del coro de John Daly Goodwin.

Y el reparto estará integrado por Patricia Santos en el rol de Adina, Víctor Hernández como Nemorino, Alberto Albarrán como Belcore, Noé Colín dará vida a Dulcamara y Gabriela Flores como Giannetta, con el acompañamiento del Coro y la Orquesta del Teatro de Bellas Artes.

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí