Huapango de J.P. Moncayo (arreglo para cuarteto de guitarras)

El Huapango de José Pablo Moncayo es una fantasía brillante y colorida para orquesta inspirada por hasta siete diversos sones de Veracruz

Por Música en México Última Modificación julio 1, 2021

Cuarteto de Guitarras de la Cd. de México

El Huapango de José Pablo Moncayo es una fantasía brillante y colorida para orquesta inspirada por hasta siete diversos sones de Veracruz (entre ellos: “El Siquisirí”, “El Balajú” y “El Gavilancito”). Moncayo narró esta experiencia a José Antonio Alcaraz:

“… Blas Galindo y yo fuimos a Alvarado, uno de los sitios donde la música folclórica se preserva en su forma más pura; estuvimos recopilando melodías, ritmos e instrumentaciones durante varios días. La transcripción de todo eso resultó muy difícil debido a que los huapangueros (músicos populares) nunca repetían la melodía en la misma manera. Cuando regresé a México, le enseñé el material recolectado a Candelario Huízar; él me dio un consejo que siempre le agradeceré: ‘Presenta el material primero en la misma forma que lo escuchaste y después desarróllalo según tus propias ideas.’ Así lo hice y el resultado me fue satisfactorio…”

La palabra huapango parece derivada del vocablo náhuatl ‘cuauhpanco’, que en síntesis significa “sobre el tablado” o “sobre la tarima”, lo que subraya su naturaleza eminentemente bailable. Se trata de la versión instrumental del son huasteco –uno de los sones tradicionales de México–, basada en compás ternario y que se interpreta de diversas formas según el entorno regional, socioeconómico y cultural.

El origen de los sones mexicanos (al igual que en el resto de Latinoamérica) radica en la lírica tradicional hispánica traída e inculcada durante el Virreinato. Muy pronto, la poesía hispánica se desarrolló en parte como sones a lo largo de toda América Latina, y éstos se enriquecieron y distinguieron con cualidades propias. En el caso de la Nueva España, el fenómeno fue acogido, apropiado y transmitido de tal modo por los pueblos originarios, que muy rápidamente ellos no sólo ejecutaron admirablemente las coplas y la música, sino también aprendieron a fabricar con calidad los instrumentos musicales españoles. Actualmente los especialistas distinguen entre 6 y 8 géneros de sones mexicanos: jarocho (Veracruz) , huasteco (San Luis Potosí, Veracruz, Tamaulipas), calentano (Guerrero), tixtleco (Guerrero) y jalisciense (Jalisco).

El conjunto tradicional de huapangueros está formado por un ejecutante de quinta huapanguera (una guitarra de cinco u ocho cuerdas y cajón de resonancia mayor que el de la guitarra normal), mientras otro ejecuta la jarana (una guitarra pequeña de cinco cuerdas). Estos dos instrumentos llevan el ritmo y la armonía de la pieza, mientras el violín pauta la melodía. Cuando es cantado, el huapango se ejecuta generalmente a dos voces, y en ocasiones los cantantes se turnan los versos de una copla.

Fuente: Festival Internacional Divertimento

Música en México
Escrito por:
Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha en directo
Música en México +
mostrar radio