Il trovatore de Giuseppe Verdi

Publicado: julio 8, 2019 Última Modificación julio 8, 2019 Por: adminmusica

Teatro Real 

Conde di Luna –  Ludovic Tézier Leonora
Maria Agresta –  Azucena Ekaterina
Semenchuk Manrico – Francesco Meli
Ferrando Roberto –  Tagliavini Inés
Casandre – Berthon Ruiz Fabián Lara
Mensajero – Moisés Marín

Orquesta y Coro del Teatro Real 

Música Giuseppe –  Verdi
Texto Salvadore Cammarano
Director –  Maurizio Benini
Director – Francisco Negrín
Escenógrafo – Louis Desiré
Vestuario –  Louis Desiré
Iluminación – Bruno Poet
Dir. de Coro –  Andrés Máspero

Manrico, el héroe verdiano y la fuerza del destino
Por Joan Matabosch 

La acción dramática de Il trovatore tiene lugar en el siglo XV, durante la guerra civil que enfrentó a Santiago II, El desafortunado -Conde de Urgell y pretendiente de la corona aragonesa después de la muerte de Martín, El humano- contra Fernando, El honesto, de la Casa de Trastámara. quien finalmente fue proclamado rey en el Compromiso de Caspe en 1412. Este es el contexto en el que el dramaturgo Antonio García Gutiérrez ubicó su tragedia “El trovador”, que se estrenó en el Teatro del Príncipe de Madrid en 1836 con un éxito considerable. 

El escritor y periodista liberal Mariano José de Larra fue uno de los primeros en criticar la obra y considerarla simplemente como un trabajo «completamente romántico». Años después, el novelista realista Benito Pérez Galdós diría que el texto de García Gutiérrez escondía «un núcleo revolucionario bajo su manto de caballería: la gente común es exaltada, el hombre abandonado de ancestros oscuros, formado y fortalecido en soledad; y las clases superiores se presentan como egoístas, tiránicas, sin ley e inhumanas «. 

Según Larra, la obra es «completamente romántica»: primero, porque se desarrolla en el mundo de la caballería medieval y el romance: un castillo, un campo de batalla, un claustro y una prisión; en segundo lugar, porque el protagonista escapa radicalmente del arquetipo clásico de un hombre poderoso ante la responsabilidad de su deber. 

Manrico, el protagonista de Il trovatore, encarna la esencia misma del héroe romántico trágico, obligado a participar en el juego de la vida con cartas marcadas por un destino adverso: es un proscrito social que se cree hijo de gitana; es un rebelde comprometido políticamente con la derrotada dinastía Urgell; es un alma sensible que, como trovador, se dedica a componer poemas para ser cantados por juglares; rechaza las normas sociales y cualquier sentido de autoridad; y por encima de todo, está enamorado de una dama de honor que, en principio, es completamente intocable. 

Sin embargo, pronto descubrimos que esta dama está en contacto con Manrico, por lo que ella también está desafiando estas normas sociales, indiferente a la amenaza que supone tener un amante de orígenes tan humildes. En contraste, el Conde di Luna es la encarnación del antihéroe romántico: poderoso, perteneciente a la victoriosa facción de Trastámara, cruel, implacable y rechazado por la dama que desea. 

La acción está enmarcada por dos obsesiones, la pasión por el amor y la pasión por la venganza, que convergen en la figura de Manrico. Están representadas por las dos protagonistas femeninas: la aristócrata Leonora, quien es la amante de Manrico; y la gitana Azucena, que lo crió desde su nacimiento y que él cree que es su madre biológica. A través de ambos argumentos, Manrico se convierte en la trágica víctima de las intrigas de di Luna. 

Es el cruce fatídico de pasiones amorosas y vengativas lo que lleva a uno de los hermanos, sin saberlo, a ejecutar al otro. Por eso Galdós dijo: «el hecho de que los dos rivales sean realmente hermanos es importante: no es otra cosa que el principio de igualdad, proclamado de manera dramática”, todo esto dentro de la misma idea verdiana de la «fuerza del destino» que choca con los esfuerzos del héroe. Según el historiador Pierre Milza, ‘Verdi tuvo un estilo propio desde el principio de su carrera, que da a todos sus trabajos un tono pesimista y prometéico.: pesimista, puesto que el héroe de Verdi es derrotado al final, al igual que el hombre en su lucha contra la muerte; prometéico, ya que su lucha física contra el destino legitima su existencia y lo eleva a un nivel de grandeza.» 

Fuente: Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real, para Opera Vision

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí