Jorge Federico Osorio toca el 4o de Beethoven

Publicado: julio 4, 2014 Última Modificación julio 3, 2014 Por: adminmusica

El Concierto para piano No. 4 de Beethoven fue compuesto hacia 1805, en una de sus épocas más fecundas, y su primera ejecución pública fue en 1808, con el compositor como solista. Durante mucho tiempo este concierto estuvo a la sombra del opulento Concierto “Emperador”, pero actualmente su popularidad es tan grande como la de éste, y muchos críticos lo consideran aún superior. No cabe duda de que el número 4 es una obra sumamente inspirada y original. Es una de las obras maestras menos aparatosas del siglo XIX; prácticamente todos sus temas principales se presentan a media voz, aun el tema alegre y vigoroso del movimiento final.

El primer movimiento abre con el tema principal presentado por el piano – una innovación que sorprendió a su época –y continúa con una radiante serenidad que para un primer movimiento beethoveniano es extraordinaria. No hay aquí imponentes desarrollos o acentos trágicos y compasivos. Transparente y tranquilamente melódico, su virtuosismo (por lo que toca a la técnica del pianista) únicamente se denota en la extrema agilidad que requieren muchos pasajes, en los cuales el solista debe ejecutar verdaderas filigranas pianísticas.

El dramatismo beethoveniano, ausente en el primer movimiento, se reafirma en el segundo. Un breve, impresionante diálogo entre el piano y las cuerdas de la orquesta. Éstas enuncian al unísono un tema severo y entrecortado. El piano responde con pasajes de expresiva dulzura y paulatinamente va suavizando los acentos adustos de las cuerdas. Hacia el final, éstas se dividen en un acorde en el que aún palpita un vestigio de su tema inicial. Un último arpegio del piano conduce al tema principal del rondó final, presentado en pianissimo por las cuerdas. Aún con su brío y su vivacidad, este último movimiento continúa la textura ligera del primer movimiento, y entre sus ideas más felices debe señalarse un tema en Re mayor cuyo carácter está muy cerca del “tema de la alegría” de la Novena Sinfonía.


Joaquín Gutiérrez Heras (1927-2012).

La Orquesta Sinfónica de Minería inaugura su temporada este fin de semana con la presentación de Jorge Federico Osorio como solista del Concierto no. 4 de Beethoven.


Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí