Khovanshchina de Modest Mussorgsky

Publicado: mayo 7, 2019 Última Modificación mayo 5, 2019 Por: Música en México

Teatro Stanislavski de Moscú

Príncipe Ivan Khovansky                          Dmitry Ulyanov
Príncipe Andrey Khovansky                     Nikolay Erokhin
Príncipe Vasiliy Golitsin                           Najmiddin Mavlyanov
Dosifey                                                       Denis Makarov
Marfa                                                         Ksenia Dudnikova
Boyar Fyodor Shaklovity                          Anton Zaraev
Scrivener                                                   Chingis Ayusheev
Emma                                                         Maria Makeeva
Susanna                                                    Natalia Muradymova
Kuzka                                                         Dmitry Polkopin
Varsonofiev                                               Vladimir Svistov
Streshnev                                                  Alexander Nesterenko
Sergey                                                       Nikolaev de Golitsin
Streltsy                                                      Kirill Kapachinskich y Maxim Osokin
Voz                                                             Daria Terekhova

Música                                                       Modest Mussorgsky
Libreto                                                       Modest Mussorgsky
Concertador                                             Alexander Lazarev
Escena                                                       Alexander Titel
Escenografía                                             Vladimir Arefiev
Vestuario                                                  Maria Danilova
Iluminación                                                Damir Ismagilov
Coreografía                                              Larisa Alexandrova
Dir. de coro                                              Stanislav Lykov

5 cosas que hay que saber de Khovanshchina

  1. Viejos creyentes

La segunda mitad del siglo XVII fue una época turbulenta en la historia de Rusia. Preocupado porque la Iglesia ortodoxa rusa se había alejado de las prácticas establecidas por la Iglesia griega, el patriarca Nikon emitió una serie de reformas en 1654. Pero en lugar de acercar a la Iglesia ortodoxa oriental, ello causó un gran cisma entre los creyentes rusos, conocido como el Raskol. Doce años después, los viejos creyentes que resistieron las reformas de Nikon fueron excomulgados y despojados de todos los derechos civiles. Durante las siguientes dos décadas, el estado hizo que los líderes más activos fueran arrestados y ejecutados. Huyendo de una mayor persecución, muchos viejos creyentes salieron de Rusia. Los que se quedaron fueron tratados con más tolerancia bajo el reinado de Pedro el Grande, aunque tuvieron que pagar más impuestos que los otros ciudadanos. El Patriarcado de Moscú revocó los anatemas hasta 1971 y hoy en día hay un estimado de uno a dos millones de viejos creyentes que viven principalmente en Rusia, Europa del Este y América del Norte.

 

  1. Juego de tronos

Una segunda causa de preocupación en esa época fue la sucesión al trono. El Zar Feodor III murió sin hijos en 1682 y, por lo tanto, la corona pasó a su hermano menor, Iván V, pero como tenía graves discapacidades físicas y mentales, el reinado de Iván sólo podía ser formal, y se produjo inmediatamente una lucha de poder. Los familiares de Iván y su hermana, Sofía, formaron una facción, mientras que los familiares de su hermanastro, Pedro, que nació de una madre diferente, formaron otra. Cada uno difundió rumores de conspiración sobre el otro y provocó disturbios en las calles de la capital. Una mafia formada por un regimiento de Moscú, llamado Streltsy, se apoderó del Kremlin y mató a dos de los tíos de Pedro. Después de una semana de saqueos y derramamiento de sangre, se llegó a un acuerdo: Pedro, de 9 años, quien más tarde sería conocido como Pedro el Grande, sería coronado co-monarca y Sofía actuaría como regente.

 

  1. El asunto de Khovansky

Más tarde ese año, el príncipe Iván Khovansky, un íntimo colaborador de Sofía y uno de los líderes de la rebelde Streltsy, se volvió contra ella. Respaldado por los viejos creyentes, Khovansky, quien supuestamente quería instalarse como el nuevo regente, exigió la suspensión de las reformas de Nikon. Sofía y su corte tuvieron que huir del Kremlin y buscaron refugio fuera de la ciudad. Eventualmente, Sofía logró suprimir la llamada Khovanshchina (asunto Khovansky) con la ayuda del diplomático Fyodor Shaklovity, quien sucedió a Khovansky como comandante del ejército moscovita. Ella gobernaría durante siete años hasta que Pedro, ya de 17 años, tomó el poder y decidió enviar a su hermana a un convento, donde renunció a su nombre y a su posición como miembro de la familia real.

 

  1. Asuntos pendientes

El crítico Vladimir Stasov hizo notar este episodio de la historia rusa a su amigo el compositor Modest Mussorgsky, que había utilizado otra crisis en la sucesión rusa como argumento de su ópera Boris Godunov. Mussorgsky escribió su propio libreto para Khovanshchina basado en fuentes históricas y trabajó en la ópera desde 1872 hasta 1880. Murió al año siguiente, dejándola sin terminar.

Nikolay Rimsky-Korsakov completó y orquestó Khovanshchina para su estreno en Mariinski en febrero de 1886. Hizo muchos cortes y cambios en la partitura y alteró la armonía. Cuando Sergei Diaghilev quiso presentar la ópera en París en 1913, encargó a Maurice Ravel e Igor Stravinski que escribieran nuevas orquestaciones de ciertos pasajes omitidos por Rimsky-Korsakov. También hizo que Stravinski compusiera una escena final completamente nueva, el Coro de inmolación, basado en un canto real de los viejos creyentes que Mussorgsky había escrito para usar en esta escena. La orquestación de Dmitri Shostakovich, realizada en 1958-9, vuelve esencialmente a la propia partitura de Mussorgsky, y ess versión es la que se ejecuta con más frecuencia en la actualidad.

 

  1. Indignación, resentimiento y amor

«Hay mucha música maravillosa en el mundo, pero nada como esto», dice Alexander Titel, Director Artístico de la Ópera en el Teatro Estatal de Música Stanislavski de Moscú. Khovanshchina nunca se había presentado en el teatro antes de 2015, y Titel esta muy feliz de cambiar eso. Para él, la obra no sólo es un reflejo de la identidad nacional de Rusia sino también un retrato del sentido de sí mismo del compositor. «Demuestra una increíble indignación y resentimiento pero, al mismo tiempo, amor. Nadie vio a su país como lo hicieron Gogol y Mussorgsky. Khovanshchina bajo la dirección de Titel recibió el Premio Ciudad de Moscú y ganó la Máscara Dorada a la Mejor Producción de Ópera en los Premios Nacionales de Teatro 2016.

Fuente: Opera Vision

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí