La violación de Lucrecia

Publicado: diciembre 8, 2013 Última Modificación diciembre 7, 2013 Por: adminmusica

por Ricardo Rondón

Próximamente se anuncian representaciones en el Teatro de la Ciudad de la primera opera de cámara del compositor inglés Benjamin Britten (1913-1976). El libretto de Ronald Duncan está basado en la obra Le Viol de Lucrece del dramaturgo francés, André Obey quien, a su vez, se inspiró en trabajos de Tito Livio, Shakespeare, Nathaniel Lee, Thomas Heywood y F. Ponsard. Las fuentes latinas principales de esta historia sobre la virtud romana, pisoteada por la lujuria etrusca y la traición, son de Tito Livio y Ovidio. Britten concibió la pieza para ocho solistas vocales y 13 instrumentistas. Para Lucrecia pensó en la extraordinaria voz de contralto de Kathleen Ferrier (1912-1953), cuyo “sonido angelical” trastornaba al compositor. En 1946 había pocos conjuntos operísticos pequeños en Inglaterra y el compositor tuvo que recurrir al Glyndebourne English Opera Company, que la estrenó en ese bello sitio en 1946. El director de esta compañía era el entonces joven Rudolf Bing, que años después sería el Führer del Metropolitan Opera. Nació el English Opera Group y todas las obra de cámara de Britten se estrenaron con ellos, y de cada una surgió una grabación para Decca que documentó toda la carrera del músico más importante de la Inglaterra contemporánea.
La acción tiene lugar en un campamento militar romano, y el hogar de Lucrecia, hacía el añ0 500 a.C. En el Prólogo escuchamos un informe sobre las infamias en Roma bajo la férula de Tarquino.

Acto 1. Escena 1. Un campamento militar a la entrada de Roma. Collatino, Junio y Tarquino se lamentan sobre la infidelidad de las mujeres. Solamente Lucrecia, esposa de Collatino se salva en este mundo de perdición. Sus virtudes están sin mancha alguna. Tarquino reta al grupo a seducirla. (Interludio: Cabalgata de Tarquino a Roma).

Escena 2. Lucrecia está ante su rueca, rodeada por sus damas. Tarquino llega a su casa y solicita albergue por una noche.

Acto 2. Escena 1. Los etruscos han causado grandes males en Roma. Los romanos aún conservan su último bastión de integridad frente a estos depravados. Se trata naturalmente de la virtuosa Lucrecia. Tarquino forza su entrada a la recámara de Lucrecia y aunque ella se defiende, es ultrajada salvajemente.

(Interludio: Coro con tema del sufrimiento de Cristo, “Cuando la virtudes son asediadas por el pecado”).

Escena 2. Las damas de compañía de Lucrecia dan la bienvenida al nuevo día pero se horrorizan al enterarse de los sucesos de la noche anterior. Lucrecia exige ver a su esposo y se despide de la vida. Aunque Collatino declara la inocencia de su esposa, ella sabe que solamente el suicidio podrá convencerlo. Su inocencia va de la mano de un puñal que Lucrecia se hunde en el pecho. El ambiente de luto y reprobación general desembocan en la promesa de una mejor vida a través del cristianismo (Epílogo).

Grabación recomendada.-Lleva el sello de aprobación de Britten que dirige a la admirable English Chamber Orchestra. Sus solistas son inmejorables encabezados por una de las glorias mundiales de la lírica y soberbia interprete de Britten, Dame Janet Baker. El elenco incluye a Heather Harper, John Shirley-Quirk, Benjamin Luxon y Peter Pears. El sonido es claro y natural.




Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí