Las posadas

Probablemente la fiesta navideña mexicana de más renombre es la de las “Posadas”, las cuales corresponden a la novena de la Pascua de Navidad.

Por Música en México diciembre 16, 2020 Última Modificación diciembre 16, 2020

Probablemente la fiesta navideña mexicana de más renombre es la de las “Posadas”, las cuales corresponden a la novena de la Pascua de Navidad y probablemente se iniciaron con las misas que los agustinos celebraban en sus conventos como el de San Agustín de Acolman durante el siglo XVI. En 1586, Diego Soria, prior del convento agustino de Acolman, obtuvo del Papa Sixto VI la bula que le permitía celebrar las llamadas Misas de Aguinaldo del 16 al 24 de diciembre.

Posteriormente estas misas o simples reminiscencias de la fiesta religiosa pasaron a las rancherías y haciendas que contaban con un oratorio, después a las grandes residencias y finalmente a las vecindades, adquiriendo la configuración con que actualmente las conocemos a principios del siglo XIX convirtiéndose en una celebración especialmente importante en la Ciudad de México. 

En el siglo XIX recuerdan la celebración de las posadas autores como Antonio García Cubas en su obra El libro de mis recuerdos. También recuerda las posadas de su infancia hacia 1840 el escritor José Tomás de Cuéllar. La marquesa Calderón de la Barca menciona en una de sus cartas, a propósito de estas fiestas lo siguiente:

“Esta es la última noche de las posadas, curiosa mezcla de devoción y esparcimiento, pero un cuadro muy tierno: un ejército de niños vestidos como ángeles se unió a la procesión; sus vestidos eran de plumas blancas, profusión de diamantes, de gasa y zapatos de raso blanco bordados de oro, jóvenes vestidos de pastores y un magnífico Nacimiento. Regresamos a la sala, ángeles, pastores y demás invitados, y hubo baile hasta la hora de cenar.”

Una tradición derivada de esta costumbre era el “Baile de los Compadres” que tenía lugar el primer jueves del año siguiente.

El periódico El Monitor de la Ciudad de México distingue en 1886 varios tipos de Posada:

Posadas de Rezo: se reza la letanía, la novena y el rosario y los que asisten no perciben ningún elemento festivo.

Posadas de muchacho: se canta la letanía, se rompen una o dos ollas de cántaros decoradas y se comen confites y canelones.

Posadas de confianza: además de lo anterior van acompañadas de un bailecito, pero no hay colación ni agua de frutas calientes.

Posadas de rumbo: la gran celebración religiosa profana con ángeles, pastores, piñatas, confites, canelones, colación, ponche de frutas, aguinaldos y baile. 

En cuanto a la música, en Nochebuena había misa de gallo y en los alrededores de la iglesia festejos con música y gallos, cohetes y fuegos artificiales y como en muchas casas también el baile – danzas, mazurkas, chotis, polkas, valses – y según el nivel social la música fue de bandolones tocados por ciegos, por orquestas de toda forma, por el piano casero a cargo de algún invitado o modestos bailes de jarabe y arpa.

La Nochebuena se viene
La Nochebuena se va,
y nosotros nos iremos
y no volveremos más.

Ignacio Manuel Altamirano, La Navidad en las montañas, 1871.    

Fuente: Aurelio González, México tradicional. Literatura y costumbres, México, El Colegio de México, Jornadas 168, 2016. 

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí