Libuše de Bedřich Smetana

Publicado: noviembre 13, 2018 Última Modificación noviembre 13, 2018 Por: adminmusica

Teatro Nacional de Praga

 

Libuše                      Iveta Jiříková
Přemysl                   Svatopluk Sem
Chrudoš                  František Zahradníček
Šťáhlav                    Jaroslav Březina
Lutobor                   Jiří Sulženko
Radovan                  Jiří Brückler
Krasava                   Petra Alvarez Šimková
Radmila                   Stanislava Jirků
Campesina 1           Eva Kývalová
Campesina 2           Olessia Baranová
Campesina 3           Yvona Škvárová
Campesina 4           Václav Lemberk

Coro del Teatro Nacional de Praga, Coro Kühn de Praga,
Coro de la Universidad Charles
Orquesta del Teatro Nacional de Praga

Música                       Bedřich Smetana
Libreto                      Josef Wenzig y Ervín Špindler
Concertador            Jaroslav Kyzlink
Escena                      Jan Burian
Escenografía            Daniel Dvořák
Vestuario                  Kateřina Štefková
Dir. de coro              Pavel Vaněk

 

Lo que hay saber sobre Libuše

  1. Historia y leyenda

En su Crónica de los bohemios, Cosmas de Praga ofreció el relato más importante sobre la creación de Bohemia hasta abril de 1125. Murió meses más tarde. Su obra incluye la primera descripción escrita de la fundación de ese país alrededor del año 600. Según la leyenda, Krok, el primer juez del pueblo checo, tenía tres hijas: Kazi, la sanadora; Teta, el mago; y Libuše, que tenía el don de ver el futuro. Libuše, quien era la más joven y sabia de las tres, fue elegida por Krok como su sucesora. Ella profetizó la construcción de una gran ciudad y ordenó a sus concejales que la fundaran, llamándola Praga.

A pesar de ser justos, a los miembros de la tribu les disgustaba que su nuevo gobernante fuera mujer y le exigieron que se casara. Afortunadamente para Libuše, ella ya se había enamorado de un arador llamado Přemysl. De entre la gente que trabajaba la tierra, se estableció así la dinastía Přemyslid. Sus descendientes continuaron siendo los gobernantes de Bohemia hasta que el rey Wenceslao III fue asesinado en 1306, después de lo cual la corona pasó a los luxemburgueses y finalmente a los Habsburgo.

  1. Intenciones ambiciosas

Josef Wenzig fue una figura notable del movimiento nacional checo del siglo XIX. Educador, político y autor, desempeñó un papel clave en el desarrollo del sistema educativo checo. Fue Wenzig quien adaptó el mito de Libuše a un libreto en lengua alemana y lo presentó a Bedřich Smetana. Al igual que en el caso de su tercera ópera Dalibor, en la que estaba trabajando en ese momento, Smetana pidió traducir el texto al poeta y periodista checo Ervín Špindler. Y al igual que en el caso de Dalibor, fue la traducción al checo de Špindler y no el libreto alemán original de Wenzig el que Smetana decidió poner música.

Libuše era la obra más ambiciosa del compositor a la fecha. Escrita entre 1869 y 1872 en un momento en que la música europea estaba en las garras de la fiebre de Wagner, era inevitable que la influencia del compositor alemán entrara en la ópera checa. El resultado fue tres actos llenos de pompa que Smetana calificó como una “ópera de festival”. Desde el comienzo de su trabajo en Libuše, quería que se usara para un evento especial de importancia nacional. Tenía en mente la coronación del emperador Francisco José I como rey de Bohemia, pero debido a la oposición de alemanes, bohemios y húngaros, la coronación nunca tuvo lugar. Smetana decidió en cambio reservar su ópera para la apertura anticipada del nuevo Teatro Nacional en Praga.

3 Fiestas nacionales

La Primera República Checoslovaca se fundó el 28 de octubre de 1918. La presente producción de Libuše es la principal contribución del Teatro Nacional a las celebraciones que marcan su centenario. La ópera de Smetana también es una

obra adecuada para celebrar el propio papel del Teatro Nacional durante la era del renacimiento nacional checo.

En la década de 1850, la construcción de un teatro checo independiente fue percibida como una de las principales prioridades esa sociedad por miembros de todas sus clases, desde aristócratas hasta campesinos, y todos ofrecían dinero para hacer realidad la idea. El plan también fue apoyado por el emperador Francisco José I, quien hizo donaciones para la construcción del teatro durante sus numerosas visitas a Praga, al igual que su hijo, el príncipe heredero Rodolfo.

En 1881, el Teatro Nacional finalmente abrió con Libuše. Smetana había reservado su ópera para la ocasión a pesar de haberla terminado nueve años antes. No se le dio un boleto para el estreno, pero fue invitado de último minuto al palco del director del teatro. Luego de eso, ocurrieron otras 11 representaciones antes de cerrar el teatro para permitir la terminación de los toques finales. Mientras se realizaba esta temporada, se desató un incendio que destruyó la cúpula de cobre, el auditorio y el escenario del teatro. Smetana ayudó a recaudar fondos para la reconstrucción, y el teatro fue reconstruido y reabierto posteriormente en 1883, nuevamente con Libuše. Desde entonces, el edificio neorrenacentista en la orilla derecha del río Moldava ha sido uno de los hitos arquitectónicos de Praga.

  1. Un maestro de todos los oficios

Esta nueva producción de Libuše está dirigida por Jan Burian, Director General del Teatro Nacional de Praga. También es Director del Festival Internacional de Teatro en Pilsen y Profesor de Teatro Dramático en la Academia de Artes Escénicas de Praga. Como se puede ver en este video, su trabajo es multifacético, desde explicar su concepto del vestuario hasta el escrutinio de la puesta en escena, y desde entrenar al coro en su coreografía hasta felicitar al elenco y al equipo.

 

Fuente: Opera Vision

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí