Los inmortales del momento: Greguerías en torno a la música

Como bonitas o feas mariposas atrapadas al vuelo y clavadas en el papel de una alta noche, van aquí algunas ocurrencias suscitadas por la música.

Por Música en México agosto 11, 2020 Última Modificación agosto 11, 2020

por José de la Colina

Como bonitas o feas mariposas atrapadas al vuelo y clavadas en el papel de una alta noche en que Mozart o Schubert o KiriTe Kanawa o Miles Davis distrajeron y deleitaron el insomnio, van aquí algunas ocurrencias (quien sabe si verdaderas greguerías) suscitadas por la música, el arte al que según Walter Pater aspiran todas la demás, también la literatura.

I  El violinista pega el oído al violín como auscultándole el coranzoncito.

II  Viola da Gamba: nombre de diva del cine mudo italiano…con cuerpo no de viola sino de violoncelo.

III  La terrible música del órgano solo y catedralicio: estomacal, agripada, con resoplar de lovecraftiano monstruo de los abismos marinos.

IV  El clavecín es un instrumentos enervante: cuando no suena histérico, suena a esqueleto que se derrumba.

V  Trovatore, traditore.

VI  Dizque la música es un lenguaje internacional, pero Johann Sebastian Bach era John Bach en Londres y Giovanni Bacci en Milán.

VII  Al maravilloso El mar de Debussy solo le falta un bello, un profundo, un muy evocador instrumento de viento (y de humo): la bocina de un barco.

VIII  Bach, músico de templo. Offenbach: músico de templete.

IX  No hay remedio: el arpa es un instrumento art nouveau, propio para doncellas góticas y ojivales, o, en última instancia, para el soñador Harpo Marx.

X  Hay conciertos para piano y orquesta en los cuales, como en un matrimonio catastrófico, el piano, más que en una apasionada entrega parece correr en una graciosa huida.

XI  Orff: una especie de Offenbach o de Pérez Prado pero en plan superficial.

XII  Logró revivir la canción de protesta: cuando él canta, el público protesta.

XIII  En la campanilla del final de línea era donde la máquina de escribir (pobrecita, ¿la recuerdan?) quería ser instrumento musical.

XIV  El violonchelo es para mí el instrumento de cuerda más seductor, pero no le tengo tanta confianza como para llamarlo Chelo, como si fuese cualquier primita o novia provinciana.

XV  Un cuarto de hora de solos de acordeón, o de armónica, o de órgano, o de clavecín, puede conducir al suicidio aun al hombre más auditivamente tolerante.

XVI  A partir más o menos del K 300, Wolfgang Gottliebe empieza a quitarse la peluca, a soltarse el pelo y a ser el libre, el grande, el inmarcesible Mozart.

XVII  El guitarrista de flamenco: siempre fascinado por el negro y vacío ojo de la guitarra, ese pozo del que espera algo así como que de él surjan sus antepasados (“mis muertos”, dice él).

XVIII  Mi ópera italiana ideal estaría cantada enteramente sottovoce (y quizá mejor en alfabeto de sordomudos).

XIX  ¿Contra quién suele boxear el Beethoven sinfónico?

XX  Erik Satie, greguerista musical.

XXI  El instrumento autobiográfico de Mozart, aquel en que juega a hablarnos de su alma, es el clarinete.

XXII  Tantas cosas mexicanas de las que el mexicano dice que son las mejores del mundo… pero los bellos, los hondos, los melancólicos, los elegantes, los a veces desgarrados valses mexicanos, sin duda.

XXIII La Blasserserenade o Gran Partita de Mozart es como un feliz eterno día de campo en el Más Allá.

XXIV  En el dúo de la anagnórisis entre Papagena y Papageno (pa-pa-pa pá, pa-pa-pa pá)  Mozart elevó hacia la alta música el tartamudeo, o quizá el jadeo de la cópula.

XXV  El Bolero de Ravel: una cinta de Moebio musical.

XXVI En ciertos momentos de La consagración de la primavera, Stravinski ya anuncia el mambo de Pérez Prado.

XXVII  Aunque algunos digan que cosas de distinto orden no son comparables, compárese cualquier gran discurso filosófico con (por ejemplo) un mambo, y se verá que el discurso sale perdiendo…aun como asunto profundo.

XXVIII  Poética obscenidad de la violonchelista pasando el arco por las cuerdas del violonchelo puesto entre los muslos.

XXIX  Oiseaux tristes, piano, Ravel, : pájaros quietos en la umbría y en el bochorno, y de cuando en cuando unas alas se sobresaltan y producen un eco allá lejos.

XXX  Sueño feliz: a un guitarrista de rock duro se le enreda el largo cabello en la guitarra eléctrica y se desploma electrocutado.

Autor: José de la Colina (1934-2019). Escritor mexicano, cultivó el cuento con gran distinción, así como el ensayo, la crítica literaria y cinematográfica; melómano y ocasional comentarista sobre música como las greguerías aquí rescatadas, publicadas originalmente en la revista Pauta, núm.101, enero-marzo 2007.  Algunas de sus obras: Cuentos para vencer a la muerte; Ven, caballo gris; La lucha con la pantera. 

Greguería: Aforismo que presenta una visión personal, sorprendente, aguda y frecuentemente humorística de algún aspecto de la realidad; fue invención del escritor español Ramón Gómez de la Serna (1888-1963); ejemplo: “los mejillones son las almejas de luto”.

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí