Para la mano izquierda

Publicado: septiembre 5, 2014 Última Modificación septiembre 5, 2014 Por: adminmusica

Paul Wittgenstein (1887-1961) fue un destacado pianista vienés que perdió su brazo derecho durante la Primera Guerra Mundial, con lo que su gran carrera parecía condenada a su fin. No resignándose a ello, sugirió a Maurice Ravel (1875-1937) la posibilidad de que escribiera un concierto para piano y orquesta que pudiera ser tocado únicamente con la mano izquierda. Ravel aceptó el reto y comenzó la obra a finales de 1929; bajo el título de “Concierto para la mano izquierda en Re mayor”, el propio Wittgenstein daba la primera audición en Viena, en marzo de 1932. Esta obra brillante se ha convertido en parte del acervo básico de conciertos para piano.

Menos conocido es el hecho de que en 1931, es decir, antes de que Ravel hubiera terminado el encargo, Wittgenstein pidió otro concierto de características similares a otro gran compositor de la época, Serge Prokofiev (1891-1953), quien también aceptó el trabajo. La diferencia esta vez fue que el compositor envió la obra terminada al concertista que respondió agradeciendo el esfuerzo, pero afirmando que no comprendía técnicamente la obra y no pensaba tocarla.

Prokofiev quedó muy disgustado por el desaire y se negó siempre al estreno de la obra, planeando en algún momento su conversión en un concierto convencional para piano, reconversión que no llegó a escribir. Hubo que esperar más de veinte años hasta que otro joven pianista, Siegfried Rapp, que también había perdido su brazo derecho – esta vez en la segunda guerra mundial – estrenó el concierto de Prokofiev en Berlín, en 1956. En la sala estaba presente la viuda de Prokofiev, pues éste había muerto en Moscú tres años antes. El concierto es conocido como el número 4 de los cinco que Prokofiev escribió para piano.

Poco conocido es un primer encargo que hizo Paul Wittgenstein al compositor alemán, Paul Hindemith (1895-1963) para que escribiera un concierto para la mano izquierda. La obra fue terminada y entregada en 1923 pero no fue del agrado del pianista. Debido a las vicisitudes de la segunda guerra, Wittgenstein se trasladó a vivir a Estados Unidos donde permaneció hasta su muerte: el concierto quedó sin estrenar y guardado en una habitación junto con valiosos manuscritos musicales hasta que se dio a conocer su existencia en 2002. Finalmente se estrenó en 2004, en Berlín, con Leon Fleischer al piano, acompañado por la filarmónica berlinesa.

Paul Wittgenstein es el hermano mayor de Ludwig (1889-1951), creador de una trascendental corriente filosófica que gira en torno al lenguaje y la lógica.



Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí