Polifonía en el barroco

Publicado: octubre 20, 2018 Última Modificación octubre 20, 2018 Por: adminmusica

por Mauricio García de la Torre

Los sucesos ocurridos en la Italia de inicios del siglo XVII constituyen uno de los grandes cambios estilísticos en la historia de la música, mismo que incide hasta nuestros días. La polifonía renacentista, aún con los postreros intentos de simplificación emanados del seno de la Iglesia romana –que derivaron de hecho en una nueva forma de pensar la música– fue paulatinamente sustituida por una nueva textura, aquella que impone una línea melódica, llana y transparente, como portadora de los mensajes textuales, sólo acompañada por un bajo que dicta en sí mismo las verticalidades posibles para llenar el espacio armónico.

Durante los primeros cincuenta años del barroco el énfasis estaba en consolidar nuevas manifestaciones musicales como la música vocal profana y la música instrumental, pero la polifonía no desapareció del todo. El conocimiento derivado de la tradición contrapuntistica de quinientos años, desarrollado primero en Francia, luego en el norte de Europa y finalmente en suelo italiano, fue sistemáticamente retomado por la música sacra con sus nuevas formas híbridas; entre ellas el Concierto sacro, el Oratorio y la Misa barroca. En tales formas era posible, por primera vez, conjuntar un ensamble instrumental con uno vocal, complementados por una batería de solistas. La intención narrativa de estas formas, centrada en evocar con música y canto pasajes icónicos del canon bíblico y la liturgia, fue el artífice de las grandes obras sacras del barroco. El mismo Monteverdi, uno de los gestores más representativos del cambio de estilo, fue quien mostró el enorme potencial de este proyecto.   

 

Claudio Monteverdi – Vespro della Beata Vergine

Mac Antoine Charpentier y Antonio Vivaldi, en la segunda parte del 1700s, nos brindaron ejemplos personalísimos del uso de las nuevas técnicas compositivas e instrumentales en combinación con adaptaciones del uso de la polifonía en el contexto de la tonalidad, sistema armónico emergente que marcó un nuevo paradigma en la sintaxis compositiva.

Marc Antoine Charpentier – Te Deum

Antonio Vivaldi – Gloria

En el norte de Europa y, en particular, en Alemania, la polifonía resurgió con enorme fuerza. El talante alemán, reorientado por la Reforma protestante, no admitía la teatralidad desparpajada de los italianos, ni el refinamiento aristócrata de la corte francesa. Simplemente no se podía pensar la música sólo en función del drama o la danza, ésta tenía que cumplir una misión importante, reconfigurar el repertorio de toda una iglesia en la nueva era. Así se recurrió al ascético y sobrio camino que marcaron algunos compositores como Heinrich Schütz, quien retomó las técnicas de los franco-flamencos para utilizarlas dentro de su realidad histórica. En ese contexto surgen, hacia los últimos cincuenta años del Barroco figuras como Telemann y Bach, quienes trabajaron en algún momento como maestros de capilla de importantes catedrales para crear la música sacra de ciudades enteras –Telemann en Hamburgo y Bach en Leipzig tenían a su cargo un puñado de las iglesias más importantes de esas localidades. A Handel debemos considerarlo porque, a pesar de lo definitivos  que resultaron sus viajes a Italia e Inglaterra para su producción, forma parte indispensable de esta tradición y sus magníficos oratorios así lo demuestran.

Bach – Pasión según San Mateo

Handel – El Mesías

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí