Retan mujeres tabú en ópera

Publicado: abril 14, 2015 Última Modificación abril 14, 2015 Por: adminmusica

Cada vez que la rusa Anna Skryleva sube al podio para dirigir una ópera lo hace en tacones y, no pocas veces, vestida de rojo.

“Todavía necesitamos mucho tiempo para que los hombres acepten a las directoras de orquesta con normalidad y sin exigir que vistan según el código masculino”, responde Skryleva.

Fue ella quien hace unos años retó a un duelo al ruso Vasily Petrenko después de que él declarara que los hombres eran mejores dirigiendo. Le propuso dirigir la misma orquesta y las mismas obras, por rondas, para que al final, el público decidiera si existe diferencia entre un hombre o una mujer dirigiendo.

“Lástima que él no aceptara, si creía que los hombres son más apropiados para una orquesta, no debería haberle temido a una mujer”, asegura Srkyleva, de 40 años, directora residente principal del Teatro Estatal de Darmstadt.

Lo dice desde Alemania, donde trabaja en casas de ópera desde 2003 y donde las mujeres ocupan puestos de directoras generales musicales (GMD) en las óperas de Hamburgo, Hannover y Erfort y son Kapellmeisters en cinco teatros, incluyendo el de Berlín.

“Están ahí no porque sean mujeres sino por su talento”, opina Karen Kamensek, la primera directora musical del Teatro Estatal de Hannover. “No es fácil entrar a este negocio, no importa si eres hombre o mujer. Punto. Mucho tiene que ver la educación, contactos, la oportunidad y una buena dosis de suerte”.

Sin embargo, apenas en 1976, una mujer, la estadounidense Sarah Caldwell, dirigió por primera vez a la orquesta del Metropolitan Opera House en una producción; un tabú roto hasta 2008 en La Scala de Milán, el templo de la lírica, con Marin Alsop, otra estadounidense.

En el Palacio de Bellas Artes, la primera fue Sofía Cancino de Cuevas, en 1944, y a pesar de lo temprano del hito, sería un privilegio pocas veces repetido después con las cubanas Tania León, en 2001, y Lucy Arner, en 2007, de acuerdo con el investigador José Octavio Sosa.

Y es que el mundo de la ópera es aún percibido como un terreno dominado por hombres.

“Es cierto que hay menos mujeres que hombres pero eso ha cambiado en los últimos 20 años, las mujeres finalmente están mostrando interés en la dirección de orquesta al tiempo que han roto barreras y tienen mayor confianza para ingresar a un ‘mundo de hombres'”, opina la inglesa Julia Jones, quien comenzó como maestra repetidora en Alemania y fue directora principal de la Ópera de Basel.

Y justo para alentar la carrera en la ópera de jóvenes directoras de orquesta, la Ópera de Dallas lanzó un programa en que se elegirán a seis candidatas, menores de 40 años.

En noviembre de 2015, las participantes trabajarán con la orquesta, acudirán a clases magistrales con su director musical Emmanuel Villaume e incluso aprenderán estrategias de promoción.

“La meta del programa es contribuir a que las mujeres alcancen posiciones importantes a nivel internacional”, dice Keith Cerny, director de la Ópera de Dallas.

Y han buscado predicar con el ejemplo con la contratación de Nicole Paiement, invitada a dirigir en 2014 la ópera Death and the Powers. La última vez que estuvo una mujer en el podio fue Sarah Caldwell, en 1974. Un hueco de 40 años.

“Estamos tratando de mejorar ese récord”, dice Cerny.

Las participantes verán trabajar a Paiement en el podio, directora huésped principal en Dallas.

“Es muy difícil aprender a dirigir en un salón de clases, tienes que estar en el podio, es la mejor manera de observar y aprender el arte de dirigir”, asegura Paiement, quien al dirigir, dice, solo se preocupa por hacer justicia al compositor y la música.

Ojalá hubiera existido antes ese programa, dice la mexicana Teresa Rodríguez.

“En mi época pensábamos, si estudio dirección y soy una entre 20 chavos, va a ser más difícil”, asegura.

Joana Mallwitz, directora musical en Erfurt, Alemania, de 28 años, piensa que las cosas han cambiado gracias a una generación anterior como la australiana Simone Young -renuente a dar entrevistas sobre su rol como mujer directora de orquesta-.

“Y al momento de hacer música no importa si eres hombre o mujer”, dice.

Fuente: Erika P. Bucio Reforma

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí