Sexteto para cuerdas op.18 de Johannes Brahms (1833-1897)

Publicado: octubre 4, 2017 Última Modificación octubre 4, 2017 Por: adminmusica

Bin Chao, violín
Jorge Teixeira, violín
Lu Zheng, viola
Leonor Braga Santos, viola
Varoujan Bartikian, violoncelo
Martin Henneken, violoncelo

 

Johannes Brahms terminó su Sexteto de cuerdas en si bemol mayor en 1860. Sus cuatro movimientos tienen una duración total de casi cuarenta minutos. El compositor estaba todavía en sus veintes cuando escribió esta obra y, aunque claramente tiene su estampa, de alguna forma ya toma distancia de sus influencias tempranas, lo que incluye Haydn, Mozart y Beethoven. Con este tipo de obras de juventud es difícil predecir cuál sería la visión musical de Brahms en su madurez, excepto que tendía hacia continuar la música vienesa de los últimos cien años. Sin embargo, también es cierto que la escritura romántica de la generación que le precedió, la de Schumann, quien lo descubrió y promovió, no está del todo presente. En cambio este primer sexteto revela un entendimiento especialmente agudo por la obra tardía de Schubert y una fascinación hacia ciertas convenciones barrocas, como por ejemplo el fugato del 2o. movimiento. Otra novedad era el uso de un sexteto de cuerdas, siendo el de Spohr el único precedente notable de esa formación.

 

El primer sexteto fue escrito mientras Brahms vacacionaba cerca del Río Elba. La dulzura del sonido vienés brota en la obra, con texturas en continua reconfiguración, que pueden llevar de la calidez hasta la desolación de un momento a otro. Ese es el hechizo de Viena, una ciudad que ama a la música, especialmente a sus valses y a sus compositores famosos. Pero volverse parte de su escena musical tenía el peligro de ser reducido a un simple imitador. Mientras que Wagner y Schumann rompieron con las expectativas de esa sociedad,  Brahms aprendió a tolerarlas y a trabajar con ellas, amaba la paradoja de la ciudad y nunca cayó en la sordidez que amenazaba a otros. Su música está llena de eventos variados, ingeniosas transiciones melódicas y una construcción formal insospechada, de forma que nunca podría ser confundida con algún baile de salón del algún músico menor. El sexteto supera con facilidad esos riesgos para convertirse en una maravillosa y durable propuesta.

 

Fuente: John Keillor para allmusic.com

 

El Sexteto op. 18 de Brahms será ejecutado por el renombrado Curtis Ensamble este viernes 6 de octubre en la Sala Nezahualcóyotl. Para mayor información, consulte cartelera.

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí