Sonata para violín y piano de César Franck

Publicado: abril 14, 2019 Última Modificación abril 18, 2019 Por: adminmusica

Noa Wildschut, violin
Elisabeth Brauss, piano

Aparte de la Sinfonía en re menor, que se ha hecho indispensable en el repertorio de las salas de conciertos, la Sonata para violín (1886) es la obra más conocida de Franck, y con razón: es una excelente síntesis de su lenguaje armónico y melodismo cíclico, tan cercano a la tradición clásica vienesa que llegó a apreciar tanto en las últimas etapas de su vida.

La sonata fue compuesta como regalo de bodas para el famoso violinista belga Eugene Ysaÿe, quien la estrenó en sus celebraciones matrimoniales el 26 de septiembre de 1886. La popularidad de la obra es sugerida por la cantidad y variedad de arreglos que se hicieron eventualmente de ella, incluidas versiones para flauta, chelo, viola, e incluso tuba; de estas, sin embargo, solo el arreglo para violonchelo recibió el sello de aprobación del compositor.

 

La obra comienza no con un movimiento rápido y feroz, sino con un poético Allegretto en 9/8. Después de una conmovedora apertura, la música alcanza en un clímax fortissimo. Cuando el violín se reincorpora al discurso, el drama se reduce a una repetición del inicio dolcissimo. Sigue después otro clímax, esta vez moviéndose hacia la tónica de la mayor, y el movimiento termina con una breve codetta.


Sin embargo, el alivio de la conclusión del primer movimiento es extremadamente breve, ya que el piano pronto retumba notas que se desbordan en un
Allegro. El violín se apodera de la melodía principal sincopada, y luego las cosas se calman lo suficiente en un interludio casi lento con algunas reconstrucciones episódicas fragmentadas de las tres melodías principales del movimiento. Sigue una reexposición, con una adecuada reorganización armónica del material y la coda, inicialmente misteriosa pero cada vez más tumultuosa, que proporciona un final electrizante.


El tercer movimiento,
Recitativo-Fantasia, es en muchos aspectos el más impresionante en la sonata. El piano hace un gesto introductorio que se basa en el mismo gesto de terceras ascendentes que proporcionó el tema principal del primer movimiento, al que el violín responde sin acompañamiento. La sección intermedia, tranquila y casi de otro mundo presenta los dos temas con un acompañamiento de tresillos, que regresará de forma gloriosa en el final.

 

El supuesto final que parece marcar la conclusión del tercer movimiento es inmediatamente disipado por la alegre apertura del cuarto. Una nueva melodía es presentada en imitación canónica exacta. Después de una mezcla apropiada de ideas melódicas del tercer movimiento aparece un colorido interludio construido sobre un motivo del primer movimiento, y luego se produce una tremenda acumulación de tensión, para que el tema canónico vuelva una vez más para conducir la música a su final.

 

Fuente: Blair Johnston para allmusic.com

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí