Una ceremonia de villancicos Op. 28

Publicado: diciembre 13, 2014 Última Modificación diciembre 13, 2014 Por: adminmusica


Después de tres años de éxitos en Estados Unidos, Benjamin Britten y Peter Pears abordaron un buque de carga sueca, el Axel Johnson, el 16 de marzo de 1942 para su regreso a Gran Bretaña. Fue un viaje largo y aburrido que duró casi un mes. La actividad de submarinos estaba en pleno apogeo en el Atlántico, así que probablemente el viaje fue bastante aterrador. En este momento Britten había empezado el “Himno a Santa Cecilia” y fragmentos de “Benny Goodman”. Tenía la intención de terminar estas obras a bordo, pero los funcionarios de aduanas confiscaron los manuscritos sobre la dudosa proposición que podrían ser un código secreto. Britten logró reiniciar y terminar el ‘Himno’, pero la pieza sobre Goodman se perdió para siempre. Durante una parada en Halifax, Nueva Escocia, Britten se topó con un libro de poemas medievales y algunos de ellos fueron a dar en la colección de lo que hoy se conoce como “Ceremonia de villancicos’. Se trata de una selección de textos instrumentados de forma inusual, para coro de niños y arpa. Britten tenía intención de escribir un concierto para arpa y por ello había estado estudiando el instrumento.

La obra comienza y concluye con una procesión del coro en canto llano. Esta idea quizá fue tomada prestada del “Himno a Jesús” de Holst, escrito casi 20 años antes, donde, después de una breve obertura orquestal, los coros de niños y adultos se alternan el canto “vexilla regis prodeunt” y “pange lingua gloriosi”. La idea de la procesión fue usada por Britten en obras posteriores como “Saint Nicholas”, “Noyes Fludde” y “Curlew River”.

La primera canción es “Wokum Yole” (Bienvenido seas, rey celestial, nacido en una mañana). El coro canta una estridente bienvenida acompañada por acordes en el arpa. Esto es seguido por “no es ninguna rosa de tal virtud como es la rosa que Jesús” y luego “habrá un Dios en tres personas’ y “ángeles cantan a pastores”. Entonces el texto no deja ninguna duda de que realmente son villancicos contando la historia de Navidad.

Después de la fresca belleza de “There is no rose” escuchamos a la niña soprano cantar como solista “That yonge child”. Esta suave canción de cuna nos conduce entonces a “Balulalow, canción de amor de María al niño Jesús”. Aquí existen incrementos notables en el tempo; Allegro y Presto para el coro de niños completo. “As dew in Aprille” compara a Cristo en el seno de María con el rocío en abril que cae sobre las flores. “This little babe” celebra la venida de Cristo como una “lanza para doblegar a satanás. Esta canción se desarrolla más y más vigorosamente hasta terminar la primera parte de la obra sobre el texto: “si tú quieres frustrar tus enemigos con alegría, entonces no te alejes de este niño celestial”.

Sigue después un interludio para el arpa solista que conduce hacia una segunda mitad de la obra, de un estado de ánimo distinto –preocupación en lugar de celebración: “he aquí una tierna chica en la helada noche del invierno”. Los niños cantan con voz llana lo que Michael Kennedy ha descrito como un momento en donde “la música tirita de frío cuando los intervalos frigios chocan canónicamente”.

La música es cálida de nuevo en el “Spring Carol “. Ya no estamos deprimidos, sino alegres y listos para agradecer a Dios en la canción final “Deo gracias” que detalla la caída de Adán. Los niños cantan un emocionado Deo Gracias sobre un rápido glissando del arpa para dar paso a la tranquila reinserción del “Hodie Christus”.

Todo lo que queda es el sonido de la nieve que cae casi en silencio…

1) Procesión ‘Hodie Christmas’
2) ‘Wokum yole’
3) ‘There is no Rose’
4a) ‘That yonge Child’
4b) ‘Balulalow’
5) ‘As dew in Aprille’
6) ‘This little Babe’
7) Interlude (Harp solo)
8) ‘In freezing winter night’
9) Spring Carol
10) ‘Deo Gracias’
11) Recession ‘Hodie Christmas’

Fuente: Len Mullenger para www.musicweb-international.com/britten

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí