Vida y amores de Mozart

Amadeus es una espectacular película que literalmente borró del mapa todos los demás trabajos cinematográficos que abordan la vida del genio de Salzburgo.

Por Música en México mayo 9, 2020 Última Modificación mayo 8, 2020

Dirigida en 1984 por el cineasta checo Milos Forman (1932-2018), Amadeus es una espectacular película que literalmente borró del mapa todos los demás trabajos cinematográficos que abordan la vida del genio de Salzburgo, siendo que desde los tiempos del cine mudo hasta lo que va del siglo XXI se han filmado más de una treintena de películas y miniseries (sin contar documentales) sobre Wolfgang Amadeus Mozart, por ejemplo La mort de Mozart (Étienne Arnaud y Louis Feuillade, 1909), Mozart y Salieri (Viktor Tourjansky y S. Yurev, 1914), El amado de los dioses (Basil Dean, 1936), Eine kleine Nachtmusik (Leopold Hainisch, 1939), La historia de Mozart (Karl Hartl, 1946), Mozart: crónica de una infancia (Klaus Kirschner, 1974), Nosotros tres (Pupi Avati, 1984), Wolfgang A. Mozart (Juraj Herz, 1991), Nannerl, la hermana de Mozart (René Féret, 2010) e Interludio en Praga (John Stephenson, 2017).

Entre la abundante lista de cineastas que han abordado con mayor o menor fortuna la vida de Mozart destaca el austriaco Karl Hartl (1899-1978), quien entre las décadas de 1930 y 1950 emprendió con oficio e ingenio la realización de exitosas películas de los más diversos géneros (desde la comedia de errores en La condesa de Montecristo hasta el drama lacrimógeno en Camino al pasado, pasando por la fantasía y la ciencia ficción en F.P.1 y Oro, el romance de época en Maria Luisa de Austria, la opereta en El barón gitano y hasta el cine de detectives en clave de comedia en El hombre que fue Sherlock Holmes). En 1942 sustituyó al cineasta Eduard von Borsody al frente de A quien aman los dioses, filme biográfico sobre Wolfgang Amadeus Mozart que a raíz de la Segunda Guerra Mundial quedó inconcluso. Después del conflicto, el realizador Frank Wisbar terminó la película con un puñado de actores y técnicos estadounidenses, y la estrenó con el nombre de La historia de Mozart (1948). Por su parte, Hartl volvió sobre la figura del genio de Salzburgo en 1955 con Vida y amores de Mozart, largometraje de equívoco nombre tanto en inglés como en español (su título original en alemán es únicamente Mozart) que gira en torno a la creación de La flauta mágica (1791), última ópera compuesta por el gran músico.

En Vida y amores de Mozart, el director omite los tópicos recurrentes en las biografías que presentan a Mozart como un niño genio, empezando por la presencia de Leopold, su padre, y del emperador José II, quien comisionó al joven compositor muchas de sus obras. El Wolfgang Amadeus Mozart de esta película es un elegante músico con arranques infantiles, rebelde y egoísta, que se enfrenta a una decadente aristocracia incapaz de comprender su arte y se siente más a sus anchas entre la gente común y corriente, al que le gusta coquetear con las mujeres que lo rodean —ahí están, por ejemplo, la cautivante soprano Aloysia Weber (c. 1760-1839), hermana de su esposa, con quien el compositor tuvo una difícil relación de encuentros y desencuentros no siempre agradables, o Anna Gottlieb (1774-1856), primera soprano en cantar el papel de Pamina en La flauta mágica— y que encuentra fácilmente inspiración creadora en cualquier pequeño detalle que llame su atención. Sin embargo, la aparición de un misterioso personaje que le pide que componga una misa de réquiem altera por completo su psique…

Aunque es cierto que Vida y amores de Mozart apuesta más por la ficción romántica y no posee una fidelidad histórica rigurosa (es sabido que Mozart vivió sus últimos días hundido en la pobreza y la enfermedad, pero en esta película su nivel y estilo de vida son poco menos que envidiables), se trata de un trabajo cinematográfico que vale la pena ver por las logradas actuaciones, la ambientación de época y la memorable secuencia del entierro del compositor, amén de que los pasajes musicales son una delicia. En los papeles principales se encuentran Oskar Werner (Jules y Jim, Las sandalias del pescador) como Wolfgang Amadeus Mozart, Johanna Matz como Anna Gottlieb, Gertrud Kückelmann como Constanze Weber, esposa de Mozart, Nadja Tiller como Aloysia Weber y Albin Skorda como Antonio Salieri. La interpretación musical corre a cargo de la Orquesta Sinfónica de Viena, con la participación como solista de la clavecinista y pianista austriaca Isolde Ahlgrimm (1914-1995). En las partes dedicadas a La flauta mágica, los cantantes son la soprano Hilde Güden (1917-1988) como Pamina, el barítono Erich Kunz (1909-1995) como Papageno (y también como Emanuel Schikaneder, autor del libreto de La flauta mágica), el gran tenor Anton Dermota (1910-1989) como Tamino, el bajo Gottlob Frick (1906-1994) como Sarastro, la soprano de coloratura Erika Köth (1927-1989) como la Reina de la Noche y la soprano Else Liebesberg (1918-1996) como Papagena, todos bajo la dirección del maestro Hans Swarowski (1899-1975).

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí