7º aniversario 7º aniversario

Violanta de Erich Wolfgang Korngold

Violanta se estrenó como una contraparte de la primera ópera cómica de Korngold El anillo de Policrates en Munich en 1916.

Por Música en México marzo 3, 2020 Última Modificación marzo 3, 2020
Teatro Regio Torino

Violanta
Simone Trovai
Alfonso
Giovanni Bracca
Bice
Barbara
Matteo
1er soldado
2º soldado
1ª sirvienta
2ª sirvienta

Annemarie Kremer
Michael Kupfer-Radecky
Norman Reinhardt
Peter Sonn
Soula Parassidis
Anna Maria Chiuri
Joan Folqué
Cristiano Olivieri
Gabriel Alexander Wernick
Eugenia Braynova
Claudia De Pian

Orquesta y Coro Teatro Regio Torino

Música
Libreto
Concertador
Escena
Escenografía
Vestuario
Iluminación
Dir. de Coro

Erich Wolfgang Korngold
Hans Müller
Pinchas Steinberg
Pier Luigi Pizzi
Pier Luigi Pizzi
Pier Luigi Pizzi
Andrea Anfossi
Andrea Secchi

Los temas de un joven compositor

El prodigio vienés Erich Wolfgang Korngold compuso Violanta, ópera de un acto,  antes de su éxito mundial Die tote Stadt. Aclamado como “la mayor esperanza de la música alemana moderna” por Giacomo Puccini y apodado “genio musical” por nada menos que Gustav Mahler, quien le recomendó estudiar con Alexander von Zemlinsky, Korngold estaba listo para el éxito desde el principio. Violanta, nunca es imitadora de otros estilos, a pesar de haber sido compuesta por Korngold a la edad de 17 años y de tener claras influencias de grandes predecesores como Verdi y Wagner, y de contemporáneos como Strauss y su maestro Zemlinksy.

Violanta se estrenó como una contraparte de la primera ópera cómica de Korngold El anillo de Policrates en Munich en 1916, dirigida por Bruno Walter. Más de cien años después de su estreno, la pieza se está redescubriendo, como parte de un revaloración internacional de Korngold y se presenta por primera vez en Italia en el Teatro Regio Torino. No se puede perder la ironía de que esta obra de juventud está organizada y dirigida por dos expertos indiscutibles de su oficio: el reconocido director de ópera Pier Luigi Pizzi y el igualmente aclamado director de orquesta Pinchas Steinberg.

En general, la producción irradia madurez, casi descomposición. El ambiente decadente, un carnaval veneciano, sólo fortalece esta impresión. Originalmente ambientada en el Renacimiento, Pizzi trasladó la acción a la década de 1920, cuando se compuso la obra. Los críticos aplauden unánimemente la transposición de “esta siniestra historia de Eros y Tanatos a la moda Jugendstil (estilo de lo jóvenes artistas alemanes a inicio de siglo XX) que parece inspirada en el Teatro Regio”. (Corriere della Sera)

La acción se sucede en un suntuoso interior carmesí, que transmite las pasiones de los personajes. Pizzi, una especie de hombre del Renacimiento, quien también diseñó el set y los vestuarios, interpreta la escena metafísicamente. Como señala el Neue Zürcher Zeitung: “En el escenario completamente rojo, enmarcado por cortinas sólidas y pesadas, un círculo negro atrae la atención hacia las profundidades, detrás, una góndola, como una carroza mortuoria que lleva a Alfonso y las otras figuras carnavalescas a la casa de Violanta. El enorme ventanal, donde las aguas plateadas de la laguna se reflejan en una noche negra como la tinta, es un presagio de muerte” (revista Crescendo). Este es el punto central de la puesta en escena, desde donde los personajes excéntricos pueden aparecer como espectros de un mundo distante. Mientras el carnaval está en pleno apogeo, la puesta en escena se centra en el drama de los tres personajes encerrados en el círculo simbólico.

La música participa en la creación de una atmósfera de amenaza y tentación. Según el director Pinchas Steinberg, “exalta las características más modernas y straussianas de la escritura de Korngold, desde el suntuosa cromatismo invade los momentos más dramáticos y líricos hasta un estilo de cámara lleno de escalofríos” (GB Opera Magazine).

Violanta puede verse como una ópera de alienación erótica. Las actitudes de la protagonista pisan la delgada línea entre la razón y la psicosis

Uno puede discernir matices freudianos en los impulsos y represiones enredados que la animan. Después de todo, Freud fue una figura clave en el ambiente sociocultural judío vienés que influyó en Korngold.

Mientras la supuestamente casta Violanta busca lujuria irrefrenable, Alfonso busca amor incondicional. Cuando sus voces se entrelazan suavemente en un dúo al final de la ópera, la inspiración de Tristán e Isolda de Wagner se puede sentir en la mezcla de amor agotado y una extasiada ansia de muerte. ¿Cómo pudo Korngold haber tenido esa perspicacia a una edad tan joven? ¿El arte imita a la vida, o es una incursión en nuestra psique?

Fuente: Opera Vision

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí