Werther de Jules Massenet

Publicado: abril 8, 2019 Última Modificación abril 8, 2019 Por: adminmusica

Werther                        Edgaras Montvidas
Charlotte                      Catriona Morison
Sophie                          Hanna Husáhr
Albert                           Tim Mix
Le Bailli                         Mischa Schelomianski
Schmidt                        Vladimir Dmitruk
Johann                          Igor Gnidii

Orquesta y Coro Nacionales de Bergen

Música                         Jules Massenet
Libreto Édouard Blau, Paul Milliet y Georges Hartmann/ Goethe
Concertador                Frédéric Chaslin
Escena                         Antony McDonald
Escenografía               Antony McDonald
Vestuario                      Antony McDonald

 

5 cosas que hay que saber sobre Werther

 

  1. Conflicto

Escrita en sólo cinco semanas y media en 1774, Las penas del joven Werther de Johann Wolfgang Von Goethe capturó mejor que cualquier obra previa el conflicto entre la libertad individual y el marco estricto de las convenciones sociales. La novela epistolar tuvo un profundo impacto en los lectores de la época y trajo a su joven autor la atención literaria internacional. En la novela, Werther es representado como un joven soñador apasionado. Todas las impresiones emocionales se experimentan a plena fuerza, en especial cuando se enamora de Charlotte, a pesar de estar comprometida. Ahí la razón deja paso libre a los sentimientos más feroces. Línea por línea, el lector puede seguir la vida emocional de Werther, que se vuelve más dolorosa cada día. No puede obtener lo que tanto ama y este dolor se vuelve tan insoportable que finalmente se suicida.

 

  1. La edad de la ansiedad

Poco más de 100 años después, la novela recibió un renovado interés por la ópera de Jules Massenet, terminada en 1887. La descripción detallada del mundo interno del personaje, el pesimismo del trágico final y la cuestión del lugar de la mujer en la sociedad resonaron con las ansiedades de la vida en el fin de siglo francés. Los tres libretistas de Massenet, Édouard Blau, Paul Milliet y Georges Hartmann, interpretaron la novela como parisinos contemporáneos, pero mantuvieron la acción en Wetzlar, la ciudad en donde Goethe vivía durante la escritura de la obra. El resultado es un drama íntimo y efectivo en el que tanto Charlotte como Werther luchan entre sí hasta que finalmente se sinceran sobre lo que ya es demasiado tarde.

 

  1. Melodías y motivos

Para Massenet, poner música a este texto fue un desafío. Es cierto que era un maestro de las atmósferas tonales, pero la vida interior del drama requería algo especial. Al igual que muchos compositores de la década de 1880, se inspiró en el uso de leitmotifs de Richard Wagner. Sin copiar directamente al alemán, que murió dos años antes del inicio del proyecto, Massenet propuso motivos musicales memorables para ilustrar momentos emocionales y dramáticos particulares. Insertados en un flujo de melodías románticas, estos ayudaron a reflejar la tensión que sentían los dos protagonistas, Werther y Charlotte. De esta manera, Massenet pudo distinguir entre la acción externa e interna por medio de instrumentos musicales y al mismo tiempo crear profundidad y contraste en la obra en su conjunto.

 

  1. Rechazos y triunfos

Cuando Massenet presentó la partitura final al director de la Opéra-Comique en París, se sintió decepcionado. El director pensó que la música era demasiado moderna y que el suicidio no era algo apropiado para mostrar en el escenario. El compositor tuvo que esperar cinco años antes del estreno de su nueva ópera, que al final tuvo lugar en Viena con una traducción al alemán. En una ciudad donde la novela de Goethe era bien conocida, la ópera se convirtió en un éxito instantáneo y tuvo un total de cuarenta y dos funciones ininterrumpidas. Pasarían otros diez años antes de que París estuviera listo para Werther, momento en el cual ya había tomado por asalto Nueva York, Londres y San Petersburgo.

 

  1. Simplemente escandinavo

En la nueva producción de Werther de la Ópera Nacional de Bergen la obra se reinterpreta. El veterano director y escenógrafo Antony McDonald establece la acción no en la época de Goethe sino en la de Massenet cuando el compositor francés escribió su ópera. Todavía estamos en la ciudad de Wetzlar, pero la moda rococó se abandona en favor de una estética inspirada por el pintor danés Vilhelm Hammershøis. El danés se rebeló contra las habitaciones victorianas abarrotadas, prefiriendo que sus paredes fueran completamente blancas o en grises claros. Los interiores de sus pinturas están escasamente amueblados, y la luz natural siempre es bienvenida, creando efectos de sombra sorprendentes. McDonald ha recreado todo esto en la puesta en escena para permitir que el doloroso drama entre dos almas se desarrolle en un marco puro y sin trabas.

 

Fuente: Opera Vision

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí