Ciclo – El piano a cuatro manos Rachmaninov y Poulenc

Publicado: julio 30, 2017 Última Modificación julio 30, 2017 Por: adminmusica

Seis piezas op. 11 – Sergei Rachmaninov (1873-1943)

 

Sofija Janjikopanji y Pietro Pittari, piano

 

Rachmaninov escribió estos seis dúos para piano a cuatro manos en 1894 y los publicó como su op. 11. En ellas conjuga de manera fácil y eficaz los temas propios de la música de salón (Barcarola, Vals, Romanza…) con melodías y ritmos rusos tomados de colecciones folklóricas (las canciones rusas de las no. 2 y 3, una canción de bateleros o el canto de Gloria del final, ya utilizado por Mussorgski en la coronación de Boris Godunov).

 

Fuente: Conciertos de mediodía de la Fundación Juan March – 21 de octubre de 1996.

 

Sonata para cuatro manos FP. 8 – Francis Poulenc (1899-1963)

 

Dúo de piano Mephisto

 

La música para piano a cuatro manos prosperó como una forma de entretenimiento casero. Su popularidad alcanzó su culmen antes de la comercialización  de la radio y las grabaciones, dado que, para mucha gente, la única manera de conocer la música de la época era tocándola ellos mismos en arreglos simplificados. Pero también hay un repertorio pequeño, pero interesante, que no consiste de arreglos o transcripciones de música de orquesta, de cámara o de ballet. La contribución de Poulenc a este género es esta sonata, una obra temprana en su producción, escrita en 1918. Se ha dicho que Poulenc tenía una bella estudiante de piano y que arregló esta pieza para que la tocaran juntos, lo que le permitiría acercarse más a ella.  

 

La pieza sigue la forma básica de una sonata, en tres movimientos que tienen una duración total de apenas seis minutos. Es una música deliciosa de inicio a fin. Hay una exuberante aspereza, empatada con una simplicidad melódica que revela dos de las influencias más importantes de Poulenc, Satie y Stravinsky.

 

El primer movimiento abre con un pulsante pasaje, cuyo acompañamiento consiste de acordes secos y disonantes encargados de la vitalidad rítmica. La melodía octavada en el Primo es ocurrente y vivaz.  El segundo tema es un contraste delicado y gentil. Un regreso a la actividad inicial cierra el Prelude. El segundo movimiento está indicado como Rustique y comienza con una figura  oscilante que se convierte en el acompañamiento de una suerte de melodía popular. El tercer movimiento es una danza de espíritu alegre que presenta reapariciones ocasionales del material primer movimiento.

 

Fuente: Eric Goldberg para allmusic.com

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí