Niccoló Jommelli: compromisos para una nueva ópera en vísperas del clasicismo

Por Francesco Milella A mitad de la tercera década del siglo XVIII la tradición vocal de la ópera italiana alcanzó niveles de virtuosismo extraordinarios: la […]

Por Francesco Milella julio 29, 2019 Última Modificación julio 29, 2019

Por Francesco Milella

A mitad de la tercera década del siglo XVIII la tradición vocal de la ópera italiana alcanzó niveles de virtuosismo extraordinarios: la voz humana había transformado su fuerza dramática en un elemento de pura extravagancia musical para deleite y placer de muchos. El modelo teatral imaginado por Metastasio a principios de siglo, a partir de la alternancia aria-recitativo, fue lentamente cambiando para disminuir los recitativos, poco musicales y aburridos para el público, y transformar las arias en momentos musicales de apabullante complejidad. La música había ganado terreno ante el teatro y la palabra: para la nueva cultura ilustrada que, justamente a partir de esos años, comenzó a radicar en los ambientes musicales de Europa, todo esto representaba una degeneración que había que limitar: la palabra y su expresividad habían sido derrotadas por la música demasiado dominante en donde todo importaba menos la búsqueda de naturalidad humana. 

Había que pensar nuevamente el equilibrio entre los dos factores: dar más espacio a la palabra transformaría la ópera en un espectáculo demasiado sofisticado y poco atractivo para el público de Europa, pero ceder terreno a la música habría traicionado la esencia filosófica del teatro como reflejo y consecuencia de la realidad para transformarlo en un momento de puro virtuosismo musical. A partir de 1740 y por casi dos décadas, la ópera italiana, dominante en todo el continente europeo y más allá, fue el centro de un debate cultural acerca de su identidad musical y teatral. Compositores, filósofos, escritores e incluso políticos discutieron sobre la posible (o imposible) reconciliación entre palabra y música. La famosa Querelles des Bouffons (literalmente querella de los bufones), que en 1752 literalmente invadió la cultura parisina, fue la consecuencia más evidente de este clima de transición: el coin du Roi, el partido del Rey y de compositores franceses como Jean-Philippe Rameau se opuso al coin de la Reine, el partido de la Reina y de los Ilustrados como Jean-Jacques Rousseau. El primero apoyaba la ópera barroca francesa y, por lo tanto, la idea de un teatro incluyente y extravagante, en donde danza, coro y canto pudieran coexistir al mismo tiempo; el segundo, al contrario, tomando como modelo La Serva Padrona de Pergolesi, apoyaba la idea de la ópera italiana en donde la palabra y la expresividad sin excesos fueran el motor de todo el espectáculo. 

El debate tuvo consecuencias evidentes en toda Europa desencadenando un proceso de transformación musical: sin traicionar su esencia belcantista, la ópera fue buscando nuevas modalidades expresivas a través de la voz y de los instrumentos musicales. Protagonista de esta etapa, triste e injustamente olvidado, fue el italiano Niccoló Jommelli (Aversa, 10 de septiembre 1714 – Nápoles, 25 de Agosto 1774): su trayectoria artística, profundamente vinculada a la tradición barroca napolitana de Leonardo Leo, Giovanni Battista Pergolesi y Alessandro Scarlatti, lo llevó, entre Roma, Nápoles y Stuttgart (Alemania), a imaginar nuevos horizontes musicales para la ópera italiana a través de un compromiso entre bel canto y expresividad teatral: ‘mi deber – comentó en 1769 el mismo Jommelli con el libretista Gaetano Martinotti- no es el traicionar las palabras sino el de expresarlas bien’. 

En términos más estrictamente musicales esta idea generó cambios consistentes sobre todo a nivel instrumental. La voz siguió manteniendo su virtuosismo y su belleza italiana (aunque, es interesante subrayarlo, muchas de sus arias eliminaron pronto el da capo barroco, es decir, la repetición de la primera parte con variaciones y nuevas fioriture). Al contrario, la orquesta fue adquiriendo formas típicas del recitativo para conseguir un lenguaje más eficaz y expresivo y abandonar su papel de puro “acompañamiento pasivo” de las décadas pasadas. En las óperas (y no solo) de Jommelli, la orquesta ocupa una posición más relevante: enfatiza la teatralidad de la escena y el significado de las palabras (elementos que Mozart estudiará con gran interés). La revolución de Jommelli fue, por lo tanto, puramente orquestal: la música, el obstáculo que los Ilustrados querían superar, se transformó en un elemento capaz de iluminar el significado de la palabra y de las emociones que representa. 

A partir de Niccoló Jommelli, la ópera italiana fue cambiando gracias al genio musical de compositores como Tommaso Traetta, (Bitonto 1727 – Venecia, 1779) y de intelectuales como Francesco Algarotti (Venecia 1712 – Pisa 1764) abriendo las puertas a una teatralidad más mesurada donde palabra y música, lejos de ser elementos contrastantes, fueron encontrando un nuevo compromiso: la ópera barroca con su afán de fantasía, maravilla y magia, estaba lentamente entrando en la historia para desaparecer por completo. 

Par che di giubilo (Attilio Regolo, 1753) 

Se mai senti spirarti sul volto (La Clemenza di Tito, 1753)

Francesco Milella
Escrito por:

Francesco Milella

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí