El Café Bohemia

Ubicado en el número 15 de Barrow Street en Greenwich Village, Nueva York, el Café Bohemia abrió sus puertas por primera vez en 1955.

Café Bohemia
Por Jose Antonio Palafox Última Modificación marzo 10, 2021

Ubicado en el número 15 de Barrow Street en Greenwich Village, Nueva York, el Café Bohemia abrió sus puertas por primera vez en 1955. Aunque la idea inicial de Jimmy Garofolo, su propietario, era que el local funcionara como un modesto restaurante bar con espectáculos de variedades ocasionales (y así lo había administrado desde 1949, con escaso éxito), todo cambió la noche en que tuvo que echar a un parroquiano que había estado bebiendo sin llevar en los bolsillos dinero con qué pagar su abundante consumo. El hombre regresó, pero esta vez para ofrecerse a tocar música a cambio de bebidas. Garofolo no sabía nada de jazz, así que un bienintencionado testigo de la escena tuvo que indicarle que el hombre que quería realizar tan peculiar intercambio era el legendario saxofonista Charlie Parker (1920-1955), que vivía enfrente del restaurante. Garofolo supo que se le estaba presentando una oportunidad que no podía dejar pasar, así que aceptó el trato e inmediatamente colocó letreros anunciando que Charlie Parker iba a tocar en su local. Por supuesto, la avalancha de personas que entraban a preguntar si eso era verdad no se hizo esperar, y así Garofolo supo cuál debía ser el giro definitivo de su establecimiento.

Charlie Parker: Yardbird Suite

Desafortunadamente, Charlie Parker murió poco antes de que el Café Bohemia fuera inaugurado, pero el rumor de que había estado ahí ya se había diseminado entre los miembros del gremio y pronto el diminuto local —en el que apenas cabían 100 personas y donde, en palabras del trombonista Roswell Rudd (1935-2017), “tenías la música justo en la cara”— se convirtió en uno de los más importantes escenarios del panorama jazzístico neoyorkino. Entre las personalidades que estuvieron ahí en calidad de espectadores se cuentan el escritor Jack Kerouac (1922-1969), el pintor y escultor Larry Rivers (1923-2002) y los jazzistas Thelonius Monk (1917-1982), Sonny Rollins (1930) y Max Roach (1924-2007), y entre quienes pisaron su escenario —distintivamente iluminado con focos de un color rojo intenso— para hacer entrega de intensas interpretaciones (sobre todo de hard bop) bajo el lema “nada de rock and roll, nada de vocalistas, nada de grandes bandas, solo pequeños conjuntos de jazz progresivo” podemos enumerar a personalidades de la talla de Art Blakey (1919-1990), Teddy Charles (1928-2012), Kenny Clarke (1914-1985), John Coltrane (1926-1967), Miles Davis (1926-1991), Kenny Dorham (1924-1972), J. J. Johnson (1924-2001), Charles Mingus (1922-1979), Ben Webster (1909-1973) y Lester Young (1909-1959). Incluso, en algún momento el inclasificable pianista Herbie Nichols (1919-1963), autor del clásico tema Lady Sings the Blues y todavía lejos de convertirse en figura de culto dentro del mundo del jazz, se desempeñó como pianista de intermedio del Café Bohemia.

Herbie Nichols: Dance Line

La intensa actividad musical que tuvo lugar en el Café Bohemia quedó plasmada en un puñado de álbumes grabados en vivo en su escenario, los cuales nos ofrecen un espléndido retrato de la efervescencia creativa que distinguió a la escena jazzística neoyorquina de mediados del siglo XX: George Wallington Quintet At The Bohemia, grabado por el pianista George Wallington y su grupo el 9 de septiembre de 1955; los dos volúmenes que forman Live at the Café Bohemia, discos fundamentales del hard bop que Art Blakey y The Jazz Messengers grabaron el 23 de noviembre de 1955; el espléndido Mingus at the Bohemia, que el gran contrabajista Charles Mingus grabó el 23 de diciembre de 1955; ‘Round About Midnight at the Cafe Bohemia, grabado por el trompetista Kenny Dorham  el 31 de mayo de 1956; Jazz à la Bohemia, que el pianista Randy Weston grabó el 14 de octubre de 1956 y Live at Café Bohemia 1957, uno de los mejores discos del trombonista J. J. Johnson, grabado el 27 de febrero de 1957. Por su parte, el contrabajista Oscar Pettiford (1922-1960) tomó como inspiración el particular ambiente del establecimiento para escribir Bohemia After Dark, tema que el baterista Kenny Clarke incluyó en su disco homónimo, editado en 1955. También Miles Davis quiso capturar la esencia del establecimiento en Workin’, Relaxin’, Steamin’ y Cookin’ [with the Miles Davis Quintet], cuatro discos que el célebre trompetista grabó en 1956 con John Coltrane en el saxofón, Red Garland en el piano, Paul Chambers en el contrabajo y Philly Joe Jones en la batería.

Charles Mingus: Mingus at the Bohemia

Por supuesto, también es obligado mencionar que fue en el Café Bohemia donde el gran saxofonista Julian Edwin Cannonball Adderley (1928-1975) debutó en el mundo del jazz. Recién llegado a Nueva York desde Florida, Cannonball Adderley acudió al establecimiento el 19 de junio de 1955 para escuchar a Oscar Pettiford y su banda, que en ese entonces eran los músicos de la casa. Por azares del destino, esa noche el saxofonista Jerome Richardson (1920-2000) no se había presentado a trabajar. Buscando un sustituto, Pettiford recorrió con la mirada al público, y suspiró aliviado al reconocer en una mesa a Charlie Rouse (1924-1988), quien en su momento había sido el saxofonista de las bandas de Dizzy Gillespie, Duke Ellington y Count Basie. Sin embargo, Rouse no llevaba consigo su instrumento. Un tanto preocupado, Pettiford volvió a examinar al público, y fue entonces que notó a un corpulento desconocido que tenía un estuche de saxofón apoyado en la mesa. Dijo a Rouse que le pidiera prestado el instrumento, pero lo que este hizo fue invitar al desconocido a subir al escenario. Sorprendido por la oportunidad que se le brindaba en su primera noche en Nueva York, Cannonball Adderley aceptó la invitación, subió al escenario y sorprendió a todo el mundo con su inigualable talento interpretativo. Al día siguiente ya formaba parte de la banda de Oscar Pettiford, y el 21 de junio ofrecía su primer concierto oficial en el Café Bohemia. Una semana después grababa para Savoy Records su primer disco, y lo que siguió fue una historia que contaremos en alguna otra ocasión.

Oscar Pettiford: Bohemia After Dark / Kenny Clarke (batería), Donald Byrd (trompeta), Jerome Richardson (saxofón), Horace Silver (piano) y Paul Chambers (contrabajo)

Sin embargo, tan solo cinco años después de que Charlie Parker ofreciera su música a cambio de alcohol y a pesar de ser uno de los espacios fundamentales para la expansión del jazz moderno, el Café Bohemia original cerró sus puertas en 1960. Fue hasta octubre del 2019, tras casi seis décadas de silencio, que el establecimiento volvió a abrir sus puertas, aunque en el sótano de su ubicación original (donde ahora se encuentra el Barrow Street Ale House, un bar de temática deportiva fundado en 1990). Actualmente en su escenario se ofrecen conciertos no solo de jazz sino también de blues y folk, y de su momento de gloria el Café Bohemia conserva, en forma de cócteles, los nombres de los grandes músicos que antaño pisaron su escenario (por ejemplo la margarita Mingus, una de las especialidades de la casa), además de la inconfundible iluminación de color rojo intenso, cuyo hipnótico efecto podemos apreciar en todo su esplendor en la portada de ‘Round About Midnight, legendario álbum que Miles Davis grabó en 1957 y cuya icónica fotografía fue tomada por Marvin Koner (1921-1983) en este emblemático espacio que, en el breve lapso de un lustro, vio pasar a gran cantidad de leyendas del jazz estadounidense.

Miles Davis: ‘Round  Midnight

Jose Antonio Palafox
Escrito por:

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí