Pierre Boulez, revolucionario de la música nueva, murió a los 90 años

Publicado: enero 6, 2016 Última Modificación enero 6, 2016 Por: adminmusica

Pierre Boulez, uno de los más influyentes y destacados compositores y directores del siglo XX murió a la edad de 90 años.

Boulez murió el martes en su casa de Baden Baden, Alemania. Un comunicado familiar dio el anuncio: “Para todos aquellos que lo conocieron y quienes pudieron apreciar su energía creativa, estándares artísticos, disposición y generosidad, su presencia persistirá vívida e intensa.”

Boulez estaba enfermo desde hace tiempo, por lo que no pudo participar en las muchas celebraciones alrededor del mundo por su reciente cumpleaños.

Además de compositor y director, Boulez fue un escritor prolífico y pianista, así como una inspiración para varias generaciones de músicos.

El director y pianista Daniel Barenboim dijo: “Hoy, el mundo de la música ha perdido a uno de los más importantes compositores y directores. Personalmente, he perdido a un gran colega, una mente creativa admirable y un amigo cercano.”

“…Pierre Boulez y yo nos conocimos en Berlín en 1964 y con pocos colegas pude desarrollar una relación tan cercana e importante en los 52 años que siguieron –aunque siempre nos mantuvimos formales con el ‘usted’ al hablarnos, una rareza en nuestro mundo más bien informal; de mi parte, ciertamente, es una expresión de mi más profundo respeto y admiración.”

“La creación existe solo en lo imprevisto hecho necesario,” escribió Boulez. Con esta convicción como paradigma, Pierre Boulez cambió radicalmente la música y como su recepción en la sociedad. Siempre supo exactamente cuándo ser radical porque era un requerimiento necesario para el desarrollo de la música o la sociedad. Nunca fue dogmático y siempre tuvo la habilidad para desarrollarse a sí mismo. Su evolución se basó en un profundo conocimiento y respeto al pasado. Un verdadero hombre del futuro debe conocer el pasado y Pierre Boulez siempre permanecerá un ejemplar hombre del futuro.   

“Pierre Boulez logró una paradoja ideal: sintió con la cabeza y pensó con el corazón. Tenemos el privilegio de experimentar esto a través de su música. Por esto y mucho más, siempre estaré agradecido.”

El Presidente de Francia, François Hollande, dijo: “Pierre Boulez hizo brillar la música francesa en todo el mundo. Como compositor y director, él siempre quiso reflexionar sobre la épocas”.

Como director, Boulez, siempre sin batuta, apareció con las orquestas más importantes del mundo, incluyendo la Concertgebouw de Amsterdam, la Filarmónica de Berlín y la Sinfónica de Cleveland. Dirigió la Orquesta Sinfónica de la BBC a partir la 1971 a 1975 y fue simultáneamente director musical de la Filarmónica de Nueva York a partir la 1971 hasta 1977, sucediendo a Leonard Bernstein.

En la década de 1970, el entonces presidente Georges Pompidou lo invitó a fundar un nuevo centro de música contemporánea llamado el Instituto para la investigación y coordinación de acústica y música, conocido como el Ircam.

Boulez fue un rebelde y provocador, una vez declaró que cualquier compositor que no reconozca la necesidad del sistema dodecafónico de Schoenberg era “inútil”. Otra de sus frases fue: “los turistas operísticos me dan ganas de vomitar.”

También consideró a Dmitri Shostakovich como un compositor que “juega con clichés la mayoría del tiempo” y sobre la historia de la música clásica dijo: “hoy más que nunca me parece una gran carga. En mi opinión debemos deshacernos de ella de una vez por todas”.

En los años ochenta trabajó con Frank Zappa, cuyo resultado fue el álbum Boulez dirige Zappa.

Boulez fu uno de los compositores líderes de la generación de pioneros de la posguerra y ayudó a encaminar la música contemporánea en direcciones nuevas y radicales. Fue pionero del serialismo musical, se embarcó en ejercicios libres de improvisación y experimentó con lo que llamó “azar controlado,” donde daba opciones a los intérpretes sobre qué tocar de lo escrito en la partitura.    

Boulez nació en 1925 en el pueblo de Montbrison, cerca de Lyon, y creció en la Francia ocupada por los nazis. Tenía 20 años cuando la Segunda Guerra Mundial terminó, lo que explica su energía y fervor para hacer una diferencia –o como le dijo una vez a su maestro Messiaen– “enderezar la música, que está en tan mal estado.”

Su amigo y colega compositor George Benjamin comentó: “Mediante el poder de su personalidad, la escala de su reputación y su considerable carisma personal, Boulez ha hecho grandes cosas, mucha más que los confines del papel pautado.”

Fuente: Mark Brown para The Guardian

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí