Pini di Roma

Publicado: junio 11, 2016 Última Modificación junio 11, 2016 Por: adminmusica



Orquesta Filarmónica de Berlín | Herbert von Karajan, director

Respighi gozaba de un gran reputación cuando fue nombrado director de Conservatorio de Santa Cecilia en Roma. No obstante, la importancia de esta posición, los deberes administrativos no le gustaban. Hombre fundamentalmente simple, no tenía ni el talento ni la inclinación para ese cargo. Además, como era frecuentemente invitado a dirigir orquestas en otros países, sus carreras profesional y administrativa entraron en conflicto.

Respighi estaba ansioso de renunciar tanto al cargo de director como al de profesor. Pero el ministro de Cultura de Roma comprendía el valor de tener a un personaje tan distinguido a la cabeza del Conservatorio. Para evitar (o, como sucedió, impedir) la renuncia del compositor, el ministro arregló que los deberes de Respighi como profesor consistieran sólo en un curso avanzado de conferencias sobre composición, para el cual sólo se requería de que impartiera cuarenta conferencias al año en el momento que le conviniera. Sin embargo, Respighi renunció dos años más tarde con el objetivo de consagrarse a la composición.

A pesar de sus responsabilidades administrativas, el compositor pudo terminar la que estaba destinada a convertirse en su obra orquestal más popular -Los Pinos de Roma- durante su primer año como director del Conservatorio. El estreno tuvo lugar en diciembre.

La siguiente nota de programa aparece como prólogo de la partitura de Los Pinos:
Los Pinos de Villa Borghese. Los niños juegan en los pinares de la Villa Borghese, bailan el equivalente italiano de “la ronda”. Juegan a los soldados, marchando y luchando. Se agitan y chillan como golondrinas en la noche. Van y vienen en enjambres. De repente, la escena cambia.

Los Pinos cerca de una Catacumba. Vemos las sombras de los pinos que se proyectan por encima de la entrada de una catacumba. Desde las profundidades se eleva un cántico, que hace eco solemnemente, como un himno, y luego es silenciado misteriosamente.

Los Pinos de Gianicolo. Hay una agitación en el aire. La luna llena muestra el perfil de los pinos de la colina de Gianicolo. Un indistinto e incesante. El poeta tiene una visión fantástica de las glorias pasadas. Las trompetas suenan estrepitosamente y, en la grandeza de un sol que asoma nuevamente, el ejército del Cónsul se lanza hacia la Vía Sagrada, ascendiendo triunfante por la Colina Capitolina.

Respighi transformó este programa en un tapiz orquestal vivido. Los colores de Los Pinos a veces son espectaculares, a veces íntimos. Los brillantes movimientos exteriores demuestran cuánto aprendió Respighi de su profesor de composición, Rimsky-Korsakov. Los movimientos interiores, por contraste, muestran por qué Respighi a menudo es llamado “neoimpresionista”. La influencia de Debussy queda frecuentemente en evidencia.

Fuente: hagaselamusica.com

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí