Sémele de Georg Friedrich Händel (1685-1759)

Publicado: noviembre 7, 2017 Última Modificación noviembre 7, 2017 Por: adminmusica

Garsington Opera at Wormsley

 

HUMANOS

Sémele
Cadmo
Athamas
Ino
Sacerdote
Heidi Stober
David Soar
Christopher Ainslie
Jurgita Adamonytė
Christian Valle

 

 

 

 

DIOSES

Júpiter
Juno
Iris
Somnus
Apolo
Robert Murray
Christine Rice
Llio Evans
David Soar
Mikael Onelius

 

 

 

 

Coro y orquesta de la Ópera de Garsington

Música
Libreto
Director
Escena
Diseño
Diseño de iluminación
Director de movimiento
Georg Friedrich Händel
William Congreve
Jonathan Cohen
Annilese Miskimmon
Nicky Shaw
Mark Jonathan
Sarah Fahie

 

 

 

 

 

 

Cadmo se prepara para el matrimonio de su hija Sémele con Athamas, pero ella hace todo lo posible para obstaculizar el compromiso, porque está enamorada del dios Júpiter. La hermana de Sémele, Ino, devela su amor secreto por Athamas. En tanto, Cadmo se entera que Sémele ha sido misteriosamente llevada a reinos desconocidos.

 

Juno, diosa del matrimonio, está furiosa por la infidelidad de su esposo Júpiter y descubre de su ayudante, Iris, que Júpiter construyó un palacio para Sémele. Juno jura venganza contra Sémele y decide convocar a Somnus, el dios del sueño. Sémele aguarda el regreso de Júpiter. A su llegada el dios le reafirma su amor, pero se da cuenta de que ella tiene ambiciones peligrosas. Usa sus poderes para enterrar esos anhelos y llama a Ino para que le haga compañía.

 

Juno e Iris logran despertar a Somnus de su letargo. Juno le ordena a Somnus darle a Júpiter un sueño que lo consuma de pasión por Sémele de tal forma que él haga todo lo que la joven diga. Disfrazada de Ino, Juno le da a Sémele un espejo que le hace pensar que es la criatura más bella de la existencia. Juno convence a Sémele que le debe negar su amor a Júpiter hasta que él acceda a hacer cualquier cosa que ella diga, también la induce a decirle al dios que se presente en su cama en toda su gloria divina y no como un mortal. Sémele accede. Júpiter está tan desesperado por estar con Sémele que él accede a sus condiciones, pero está horrorizado porque sabe que ello implica su muerte. Juno celebra su victoria. Sémele se da cuenta de lo ingenua que ha sido, pero es demasiado tarde. Ino se aterra por el destino de Sémele. Apolo se aparece para anunciar que Sémele ha dejado un legado al mundo: Baco, el dios del vino.

 

Es muy probable que el mito de Sémele no sea tan familiar para la audiencia contemporánea como lo era en 1744, cuando fue estrenada la ópera de Händel.

“Es cierto”, dice Annilese Miskimmon, directora de escena de la puesta, “esa gente hubiera conocido la historia muy bien y estaría intrigada por una representación de ella. El libreto relata la interacción entre dioses y humanos así que hay una fascinante encuentro entre la naturaleza de un dios y la naturaleza humana. El reto es presentar tales aspectos en escena. Adoro el hecho de que estemos en un teatro que no da muchas oportunidades para hacer ilusionismo escénico, así que debemos ajustar nuestra manera de contar la historia a ese  hecho con un poco de trucos teatrales tradicionales. Sémele es una humana con aspectos divinos y los dioses al interactuar con ella revelan en sus acciones su verdadera naturaleza y en ocasiones son tan ilusos y vulnerables como los humanos. Händel es maravillosamente astuto al crear un lenguaje musical que expresa con sutileza todos estos elementos.”

 

Para el director concertador Jonathan Cohen: “Händel entiende que los dioses son de cierta forma metáforas; ellos representan lo que nosotros no entendemos. En Sémele está Somnus, el dios del sueño, y esa idea le da a Händel la maravillosa oportunidad de satisfacer su imaginación creativa, le da a los fagotes esta bella y letárgica música de sueño. Y aunque su audiencia conocería el mito, la pieza les dejó un poco perplejos. Cuando fue escrita, Händel presentaba sus oratorios en Londres, pero esta pieza fue estrenada en Lent. No fue popular inmediatamente porque la gente no estaba segura qué era, ¿era una ópera? ¿era un oratorio?”

 

Fuente: Opera Vision

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí