Franz Liszt (1811-1886) / 1ra parte

Publicado: enero 13, 2018 Última Modificación enero 21, 2018 Por: adminmusica

Liszt: Réminiscences de Don Juan S.418

Lang Lang, piano

 

Franz Liszt siempre estuvo dispuesto a escribir música basada en temas de otros compositores y nunca le preocupó que promoviera su reputación posiblemente a expensas de la suya. Seguramente ningún compositor de su talla hizo más por la música de otros; pero desde luego, lo hacía mediante el lucimiento de su legendario virtuosismo e inigualable técnica. Una considerable baraja de compositores habitaron el imaginario pianístico de Liszt, entre los que destacan Bach, Mozart, Beethoven, Bellini, Rossini, Verdi y Wagner.

 

En Réminiscences de Don Juan S.418, Liszt combina los elementos más oscuros de la ópera de Mozart con algunos de los más conmovedores y brillantes. Esta obra era uno de los “caballos de batalla” del pianista/compositor, no solo entre sus transcripciones, sino en todo su repertorio. En Réminiscences de Don Juan usa la música de la escena del cementerio del segundo acto y el clímax de la ópera, cuando Don Giovanni es llevado al infierno. Fiel a la naturaleza de Liszt, inserta una sección intermedia de humor diferente, basada en el dueto del segundo acto entre Zerlina y el Don, el famoso Là ci darem la mano, del cual Chopin creó un popular conjunto de variaciones para piano y orquesta.

 

Norma de Bellini se estrenó en 1831 con gran éxito. Al igual que en Réminiscences de Don Juan, Liszt utilizó temas de Norma para crear una fantasía de grandes dimensiones, adecuada para el piano, sin ningún intento serio de emular sonoridades orquestales o vocales. Liszt incorporó los siete temas diferentes de la ópera, uniéndolos aquí en un orden ligeramente diferente. Escribió esta pieza en 1841, el mismo año que compuso las paráfrasis de Don Giovanni y de Robert le Diable de Meyerbeer.

 

Liszt: Reminiscenses de Norma de Bellini S.394

Zoltan Kocsis, piano

 

Parece difícil imaginar un tiempo en que alguien no estuviera familiarizado con la Obertura a Guillermo Tell, dado el sinnúmero de abusos de sus temas en dibujos animados, películas y programas de televisión. No obstante, en el momento en que Liszt hizo su transcripción, la pieza todavía necesitaba promoció. Por supuesto, su composición proporcionó una pieza deslumbrante para los conciertos de Liszt –sin duda, era más fácil tocar las endiabladas notas repetidas de la obra sobre los ligeros instrumentos franceses de la década de 1830 que sobre los poderosos Steinways de los años noventa–. Naturalmente, este es un caso de transcripción fiel en lugar de una paráfrasis de algún tipo. Pero la pieza debe haber planteado algunos problemas técnicos incluso para Liszt, el ejecutante, porque en la partitura aparecen varios pasajes donde se ofrecen soluciones alternativas.

 

Rossini / Liszt: Wilhelm Tell Ouverture S. 552

Kho Woon Kim, piano

 

Para su paráfrasis a Rigoleto de Verdi, Liszt usa el famoso cuarteto “Bella figlia dell’amore”, que aparece en el acto final poco después de que el duque cante la célebre aria La donna è mobile. El compositor hábilmente manipula los temas en el cuarteto para abarcar una amplia gama de emociones y aprovecha al máximo la riqueza melódica en la música de Verdi. En realidad, Liszt utilizó una fórmula reiterada en sus paráfrasis de Verdi (hay otras, incluidas Ernani e Il Trovatore), que consistía en escribir una introducción y una coda para enmarcar la escena, basadas, por supuesto, en los materiales temáticos de la música. Un objetivo esencial de Liszt en sus incursiones a Verdi era escribir una obra adecuada a las sonoridades y el rango expresivo del piano. En ello tuvo éxito.

 

Liszt / Verdi – Paraphrase de concert sur Rigoletto S.434

Yundi Li, piano

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí