La gran pascua rusa de Rimsky-Korsakov

Publicado: marzo 30, 2017 Última Modificación marzo 30, 2017 Por: adminmusica

Explosión calculada de color orquestal

Orquesta Coral Eslava, dirige Pavel Kravchuk

Nicolai Rimsky-Korsakov (1844-1908) compuso su Obertura La gran pascua rusa como una explosión calculada de color orquestal que reflejara los sentimientos populares rusos en esta gran fiesta cristiana, en la que el solemne festejo del ritual ortodoxo se mezcla con las memorias del antiguo paganismo para celebrar el renacimiento de la naturaleza.

Rimsky tomó sus melodías del Obikhod, una colección de los mejores cánticos de la Iglesia Griega Ortodoxa. Empezó a componerla al inicio de 1888 y la terminó en el verano del mismo año cuando también trabajaba en la partitura de Scherezada. Ese invierno, Rimsky asumió la dirección de los conciertos de la Sinfónica Rusa e incluyó el estreno mundial de la Gran pascua rusa en el programa del 3 de diciembre de 1888.

El tema principal de la Obertura lo presentan desde el principio todos los alientos, solemnemente al unísono. Rimsky asociaba este pasaje con la profecía de Isaías de la resurrección de Cristo. La melodía es recogida majestuosamente por los trombones y finalmente por el oscuro color orquestal de la tuba. Este último pasaje le sugería a Rimsky el Santo Sepulcro, que empezó a brillar lentamente con una luz inefable conforme se acercaba el momento de la Resurrección. La orquesta repentinamente se acrecenta con enorme brillantez  para después apagarse con igual rapidez, a lo cual sigue la explosión – el allegro – del festejo pascual.

Rimsky estaba convencido de que, a pesar de la brillantez del color orquestal, el conjunto no podía transmitir todo lo que él tenía en mente. Para apreciar su Obertura – así fuera mínimamente – él consideraba necesario que el oyente hubiese participado por lo menos en una ocasión  en el ritual religioso de Pascua de alguna gran catedral ortodoxa, oficiado por varios sacerdotes, y repleto de personas de toda condición social – vivencia que muchos oyentes  intelectuales rusos – ya no se diga de otras religiones – no habían experimentado.

La partitura señala una dotación de 3 flautas (una intercambiable con el piccolo), 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes, 4 cornos, 2 trompetas, 3 trombones, tuba, timbales, glockenspiel, triángulo, platillos, bombo, tam-tam, arpa y las cuerdas acostumbradas.

Fuente: Edward Downes, The New York Philarmonic Guide to the Symphony, New York, Walker & Co., 1976.

 

Disfrute de la Obertura Gran pascua rusa el viernes 31 de marzo (20:00h) y el domingo 2 de abril (12:15h), tocada por la Orquesta Sinfónica Nacional bajo la batuta de Ankush Kumar-Bahl, director huésped. En el mismo programa: el Concierto para violín, de Antonin Dvorak, solista Lara St.John,  y la Sinfonía núm. 2 de Robert Schumann. Palacio de Bellas Artes.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí