José Limón, Festival del Centro Histórico

Publicado: marzo 7, 2018 Última Modificación marzo 7, 2018 Por: adminmusica

Dentro del marco del Festival del Centro Histórico, en el programa de la Compañía Nacional de Danza, se ha incluido un célebre ballet coreografiado por el bailarín y coreógrafo mexicano José Limón (1908-1972): La pavana del moro con música de Henry Purcell (1659-1695).

 

En el mismo programa figura La consagración de la primavera y Ebony Concerto, ambas con música de Stravinsky. Orquesta del Teatro de Bellas Artes. Funciones: Domingo 11 de marzo, 17hs; martes 13, 20hs;

jueves 15, 20hs; domingo 18, 17hs.

 

Cuando José Limón llegó por primera vez a nueva York, en 1928, no tenía intenciones de convertirse en bailarín ni en coreógrafo. Había abandonado su casa, su familia y sus estudios universitarios en California para dedicarse a la pintura.

 

Nacido en Culiacán, Sinaloa, en 1908, José Arcadio Limón fue el mayor de 11 hijos.Su padre, Florencio Limón, era músico. Tanto su madre, Francisca Traslaviña, como su padre provenían de una familia mexicana típica de la clase media. La Revolución y el consiguiente cierre de la academia de música donde trabajaba don Florencio obligaron a la familia a emigrar en 1918 a los Estados Unidos. 


Las dotes musicales de José se evidenciaron desde muy temprana edad. Su padre le enseñó a tocar el órgano desde niño y continuó sus estudios musicales hasta la adolescencia. Cuando estaba preparado para entrar a la universidad, con el estímulo de su maestro de artes plásticas, José decidió que quería ser pintor. 


En Nueva York se ganaba la vida trabajando en todo tipo de actividades, desde modelar para sus compañeros artistas, hasta elevadorista. Eran los momentos en que Martha Graham, Doris Humphrey y Charles Weidman experimentaban en los Estados Unidos con nuevas ideas sobre la danza. En Alemania existía ya la escuela expresionista iniciada por Mary Wigman.

 
Limón tuvo una experiencia electrizante cuando asistió por primera vez a una función de danza, y allí mismo decidió que quería ser bailarín. En esos años el Humphrey-Weidman Studio era la única escuela que recibía varones. 


Cuando Limón entró al estudio de la Calle 10, la primera persona a la que saludó fue a Pauline Lawrence, la pianista, quién posteriormente sería su esposa. Doris y Charles fueron los ejemplos a seguir: ellos cambiaron la vida entera de José Limón. 


A través de sus años en la danza, Limón recibió los premios más importantes que ofrece la comunidad dancística en los Estados Unidos “por su contribución al arte de la coreografía”. También recibió 3 doctorados honorarios de importantes universidades.

 

Realizó en su vida setenta y cuatro obras, veinte de las cuales están incluidas en los repertorios de las grandes compañías. La pavana del moro es reconocida como su obra maestra.


Pero José Limón dejó al mundo de la danza moderna más que una colección de maravillosas coreografías y el recuerdo de su propia y poderosa presencia como bailarín. Desarrolló una técnica que quedó como herencia para las futuras generaciones de bailarines.

 

Entre sus coreografías se encuentran varias con referentes mexicanos como La Malinche (1949) y Carlota (1972). En 1951 Limón fue invitado por Miguel Covarrubias, entonces jefe del Departamento de Danza del INBA, a realizar una labor de “residencia” en la Ciudad de México. Eso le dio la oportunidad de trabajar con grandes grupos de bailarines y de incursionar en los “temas mexicanos”, tan cercanos a sus raíces. Creó Los cuatro soles, Redes, Tonantzintla y Antígona


Después de una vida llena de creatividad, fama y grandes satisfacciones, Limón murió en 1972 a la edad de sesenta y cuatro años. 


Fuente: Daniel Lewis. The Illustrated Dance Technique of José Limón, Harper and Row, Nueva York, 1984. 

 

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí