Le Cinesi de Christoph Willibald Gluck (1714-1787)

diciembre 5, 2017

PALAU DE LES ARTS REINA SOFÍA

 

 

Lisinga          Silvia Tro Santafé
Sivene           Désirée Rancatore
Tangia           Ann Hallenberg
Silango         Anicio Zorzi Giustiniani
Orquesta      Orquestra de la Comunitat Valenciana

Música         Christoph Willibald Gluck
Concertador       Fabio Biondi

 

Ópera en un acto. La historia tiene lugar en una ciudad imaginaria en China. Lisinga, una mujer joven de familia adinerada, está tomando té con sus amigas Sivene y Tangia, tratando de encontrar la manera de acabar con su aburrimiento. Silango, el hermano de Lisinga, acaba de regresar de un viaje a Europa y quiere ver a su amada Sivene. Él las escucha desde detrás de una puerta, pero las mujeres lo descubren y se sorprenden de su comportamiento ya que, de acuerdo con las antiguas costumbres chinas, está prohibido que los hombres entren a la habitación de una mujer. Las tres mujeres deciden esconder al joven hasta que pueda salir de su habitación sin ser visto. Mientras tanto, se les ocurre que podrían entretenerse interpretando escenas teatrales inspiradas en la vieja tradición occidental. Lisinga, que es la primera en actuar, representa una escena trágica interpretando a Andrómaca durante la Guerra de Troya, que está de luto por la muerte de su esposo Héctor. Sivene es la siguiente y elige un tema pastoral interpretando a la ninfa Licori, que se ríe de los sentimientos del pastor Tirsi, interpretado por Silango. Finalmente, es el turno de Tangia, quien decide interpretar a un personaje engreído que acaba de regresar de Europa, que es claramente una parodia de Silango. Cuando terminan de actuar, los cuatro se unen en un ballet, poniendo fin a la ópera.

 

En la época barroca, era común que varios compositores utilizaran el mismo texto para hacer música distinta. Una encarnación anterior de la obra de Gluck, con libreto de Pietro Metastasio y música de Antonio Caldara, se presentó por primera vez en los apartamentos reales en Viena teniendo como ejecutantes a la archiduquesa María Teresa, que pronto se convertiría en la emperatriz María Teresa de Austria, y su hermana Maria Anna, junto con una dama de la corte.

 

Muy en la línea del exotismo tan popular en su tiempo, Le Cinesi refleja una superposición cultural entre la corte austriaco y la distante corte china. Y así, la vida tediosa e inactiva de las tres protagonistas femeninas, que están estrictamente privadas de la compañía de los hombres y tienen curiosidad por saber cómo viven las mujeres en otras tierras, refleja la vida en la corte de Viena, donde las archiduquesas tuvieron que observar la vida cotidiana a distancia, incluso de sus súbditos más cercanos.

 

En conclusión, Le Cinesi no es más que un examen apenas disimulado del lugar de un artista en la sociedad, y de su valor y función en los recintos reales.

 

Algunos años después, en 1749, fue la corte de los Borbones de España la que marcó la segunda etapa del peregrinaje de Le Cinesi. Esta pausa a lo largo del viaje fue marcada permanentemente por el cambio sugerido por Carlo Broschi (Farinelli), el castrato más notable de su tiempo. Se le confiaron las celebraciones reales y la música de la corte del Rey y la Reina de España, Fernando VI y Bárbara de Braganza. Farinelli y Metastasio discutieron el nuevo montaje extensamente y, debido a la determinación del castrato, el poeta acordó introducir un cuarto personaje en la encantadora trama meta-teatral: el tenor Silango.

 

El nuevo personaje encaja perfectamente en la historia inicial, aunque hubo un pequeño cambio que resultó ser el más significativo: Silango es una especie de director de escena que entretiene a las damas, y es esencialmente el alter ego de Farinelli, director de los eventos musicales y de entretenimiento de los Borbones. Pero Silango es también el alter ego de Metastasio que, en su época, fue el creador de fantasías y celebraciones para la corte de Viena.

 

Y así, finalmente, Le Cinesi se presentó en la residencia real de Aranjuez el 30 de mayo de 1751, con cuatro personajes: los tres personajes femeninos originales de 1735 y el tenor que había sido añadido por Farinelli. La música, sin embargo, todavía no era de Gluck sino de Nicolò Conforto, el músico de la corte de Madrid.

 

Pero no pasó mucho tiempo antes de que Gluck apareciera en la escena. Apenas dos años después, compuso música para este texto, actualizándolo para España. El 24 de septiembre de 1754 Le Cinesi de Gluck se presentó por primera vez en Viena, y lo que es más importante, se realizó en presencia de la mujer que había sido la primera protagonista de la ópera, la emperatriz de Austria-Hungría, María Teresa.

 

Fuente: Opera Vision

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí