Higinio Ruvalcaba (1905-1976)

Publicado: junio 30, 2018 Última Modificación junio 30, 2018 Por: adminmusica

Nació en Yahualica, Jalisco. Comenzó a tocar el violín a los cuatro años de edad. Imitaba tan bien las melodías que escuchaba que, a los cinco años de edad, su padrino Atilano González lo incorporó al conjunto de mariachis al que pertenecía. Continuó sus estudios bajo la tutela del maestro y director de orquesta Félix Pereda, tocando por las tardes en los mercados y plazas públicas para costearse las clases. Gracias a Pereda, Higinio Ruvalcaba debutó en el Teatro Degollado de Guadalajara en 1917, a los doce años de edad. También fue Pereda quien, al no tener ya nada más que enseñarle, animó al joven virtuoso a trasladarse a la Ciudad de México para continuar sus estudios. Así, en 1922 Higinio Ruvalcaba ingresó al Conservatorio Nacional de Música, donde perfeccionó su técnica con el gran violinista español Mario Mateo. También en esas fechas creó el Cuarteto Ruvalcaba, con el que tendría una intensa actividad como intérprete y compositor. En 1928 se incorporó a la Orquesta Sinfónica de México como violín segundo, y de 1935 a 1940 fue su concertino. A causa de su fuerte temperamento y su naturaleza rebelde, tuvo roces con Carlos Chávez, director de la Sinfónica de México, y se vio obligado a abandonar esta agrupación.

En 1942, el famoso Cuarteto Léner se encontraba de gira en México cuando lo sorprendió la separación definitiva de Jenö Léner, su violín primero. Admirados por el talento y capacidad de Higinio Ruvalcaba, los miembros restantes le ofrecieron el puesto. Así, el Cuarteto Léner quedó conformado durante los siguientes 25 años por Higinio Ruvalcaba (primer violín), József Smilovits (segundo violín), Sándor Róth (viola) e Irme Hartmann (violonchelo). En 1946, el maestro Ruvalcaba contrajo matrimonio con la pianista Carmen Castillo Betancourt, con quien formó un dúo de violín y piano distinguido por su calidad interpretativa. Para entonces, era ya no solo un violinista de proyección internacional elogiado por directores como Ernest Ansermet, Erich Kleiber y Antal Dorati, y por violinistas como Jascha Heifetz, Joseph Szigeti y Ruggiero Ricci, sino también director de la Orquesta Sinfónica de Puebla y de la Orquesta Filarmónica de México, además de concertista y  compositor. En este rubro, Higinio Ruvalcaba escribió 22 cuartetos, un quinteto, un concierto para contrabajo y orquesta, cuatro conciertos para violín y orquesta, una transcripción para violín y piano de los 24 caprichos de Paganini y numerosas piezas de salón para piano o para voz y piano, como el popular foxtrot Chapultepec. Finalmente, cabe mencionar que fue padre del escritor y dramaturgo Eusebio Ruvalcaba (1951-2017), conocido por sus abundantes textos sobre música clásica y popular.

En 1970, Higinio Ruvalcaba sufrió un síncope del que se desprendió una artritis que le impidió volver a tocar el violín. Falleció en la Ciudad de México en enero de 1976.

Desafortunadamente, no contamos con ninguna grabación donde podamos apreciar el talento como intérprete del maestro Higinio Ruvalcaba. Como alternativa, Música en México ofrece a sus lectores una grabación del tercer movimiento de su Cuarteto para cuerdas No. 6, que compuso en 1919, a los catorce años de edad. Esta obra fue estrenada oficialmente 36 años después, en 1955, por el Cuarteto Léner en el Palacio de Bellas Artes.

Higinio Ruvalcaba: Cuarteto para cuerdas No. 6 (III. Andante)

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí