Adictos a la música

Publicado: septiembre 30, 2019 Última Modificación septiembre 30, 2019 Por: Música en México

Pedro Sánchez Briones, en Reforma

Desde 2005, Ciudadanos comprometidos con la Paz (CCOMPAZ), asociación civil, combate la violencia en Ciudad Juárez, Chih., con orquestas sinfónicas y grupos musicales en escuelas primarias y secundarias de zonas marginadas  con altos índices delictivos.

Desde 1997 la asociación realizaba “pactos de paz” con pandillas, y posteriormente optó por acercar la música a los menores vulnerables de zonas conflictivas, lo que les ha permitido un mejor desarrollo y disciplina.

Pero había un sector que necesitaba renovarse: el de los centros de rehabilitación. La primera presentación de un ensamble surgida en la Red de Comunidades Terapéuticas tuvo lugar el pasado junio en el Centro Cultural Paso del Norte. “La intención del proyecto es llevar clases de música a centros de rehabilitación como parte del proceso terapéutico que llevan a cabo los internos”, comenta Larry Pérez, coordinador de la iniciativa.

Se seleccionaron cinco centros, donde se imparten clases de una a tres veces por semana. Cada centro propuso entre tres y seis candidatos para asistir a estos talleres de música, quienes cumplen, según el criterio de los directores con ciertas características de progreso en su tratamiento, de buena conducta”, detalla Pérez.

En la conformación del ensamble participaron seis maestros, especialistas en cada área de instrumentación – violines, guitarras, bajos, guitarras eléctricas, baterías, percusiones y teclados – distribuidos en dos equipos, uno enfocado a centros de rehabilitación de mujeres y el otro de hombres.

“Implementamos también una metodología de enseñanza académica: se les enseña a leer música y principios teóricos”, explica Pérez. Actualmente participan 30 personas que se encuentran en tratamiento contra las adicciones. 

Alma González, directora de Ccompaz, y quien por 22 años estuvo atrapada en la adicción a las drogas, indica que el proyecto surgió después de tomar un diplomado del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (FICOSEC), impartido por el sociólogo Simón Tavera, director operativo de la Federación Mexicana de Comunidades Terapeúticas.

Para el proyecto que operará hasta diciembre en una primera etapa, el FICOSEC proporcionó los instrumentos. “La música tiene tantas bondades que desarrolla partes del cerebro que otras cosas no”, señala la directora. 

El modelo está inserto en el programa “Música en el desarrollo humano para una cultura libre de violencia” del Ccompaz. Por ejemplo, niños que se iniciaron en sus filas durante la primaria ya se encuentran en la universidad. Desde 2005, a decir de González, han sido beneficiados más de 10 mil alumnos.

“De estos, el 30% está en carreras técnicas y universitarias, y de esos, entre el 10 y el 15% están en licenciaturas de música o son músicos de algún género”, aseveró. “Tengo niños tocando en bandas, en grupos de rock, por todos lados. La música puede cambiar vidas”, asevera. 

Actualmente, en Ciudad Juárez, están inscritos en el programa 600 menores en ocho escuelas; cuatro primarias y cuatro secundarias, con el apoyo de la Fundación del Empresariado Chihuahuense, la Sedesol del gobierno del estado y la Fundación Paso del Norte Health, de El Paso, Texas.Fuente: Pedro Sánchez Briones, en Reforma.

Comentarios

Suscríbete y recibe lo mejor de Música en México

Escucha música clásica en línea aquí